Médica denuncia que la echaron por pedir pruebas de COVID-19 y equipos de bioseguridad para sus compañeros

Se trata de la médica general Alejandra María Dulcey Mejía, vocera en la región Caribe del Comité de Médicos Unidos por Colombia, quien asegura haber sido despedida el pasado viernes del hospital Bosque de María de Barranquilla.

La profesional de la salud asegura que Mired, el operador de los hospitales en Barranquilla, la despidió tras hacer la solicitud sobre qué “entidad, ARL o EPS, atendería los eventuales casos de contagio en el personal médico”.

Dulcey Mejía exigía que se le practicaran pruebas a todo el personal que labora en el mencionado hospital, tras conocerse que una persona que fue atendida por ellos, falleció en otro centro de salud por causas de COVID-19.

Centro médico en cuestión / Google

“Solicité, para mí y para mis colegas, la prueba de COVID-19 debido a que tuvimos contacto, todo el talento humano, tanto médico como auxiliares de enfermería, con el último paciente que falleció en la ciudad de Barranquilla”, dice en la denuncia la médica Alejandra Dulcey Mejía.

Supuestamente, el paciente infectado con Coronavirus habría llegado con síntomas que parecían ajenos a los de la enfermedad, pero se confirmó que estaba infectado días después de que falleció en otro centro hospitalario.

Según se pudo conocer, el deceso del paciente ocurrió el 6 de abril, la confirmación del diagnóstico fue el 9 y el reclamo de la doctora fue el 16. Ya el 17 recibió la notificación de su despido “sin justa causa”.

Además, la médica, quien laboraba en el área de urgencia del mencionado centro asistencial, afirmó que también han recibido otras denuncias de colegas que no reciben los elementos protección en su trabajo.

Ante esto, el operador emitió un comunicado donde afirma que se están siguiendo las recomendaciones de la OMS sobre protocolos y gestionando con las ARL el suministro de implementos necesarios para la protección de los médicos.