#LuisNoEstásSolo: redes sociales se mueven en solidaridad con el menor Luis Álvarez

Luis pide que se haga justicia y agradece las manifestaciones de apoyo recibidas a través de las redes sociales.

El lamentable y repudiable episodio registrado en días pasados en Sincelejo, cuando en un acto de intolerancia un joven de 17 años le cortó el brazo a otro solo por ser integrante de la comunidad Lgbti, se ha hecho tendencia en las redes sociales.

El caso ha generado todo tipo de reacción en las plataformas digitales al punto de crear un movimiento denominado #LuisNoEstásSolo, con el que se busca ayudar al Luis Álvarez, el menor de edad víctima del caso que conmociona al país entero.

“Es un acto que refleja un grave y alto grado de intolerancia y respeto por la diversidad. Sumado a este acto cruel, el joven gay venía desde larga data siendo víctima de burlas y actos discriminatorios por parte del adolescente agresor y demás compañeros de barrio”, indicó Héctor Espinosa, director de la Fundación Sucre Diversa.

Luis Álvarez Campusano, 17 años de edad / El Heraldo

Mientras tanto, la colectividad Caribe Afirmativo rechazó el hecho, asegurando que “en Colombia, la violencia, física, verbal y simbólica hacia las personas Lgbti, sobre todo a las más jóvenes, está truncando sueños, aniquilando felicidad y condenando cotidianamente a la exclusión y negación de derechos a muchas personas. Esto tiene que parar”.

El día de hoy, Luis necesita una prótesis, por lo que se creó la campaña en redes sociales para recoger fondos a través de donaciones y poder ayudarlo a conseguir una. Luis “tiene muchos sueños, entre esos ser chef”, afirmó Sucre Diversa.

Por su parte, Luis concedió una entrevista a Blu Radio donde narró la forma en la que el aberrante acto le cambió la vida “Me siento destrozado, con mi vida a otro ritmo […] No quiero que esto le pase a ninguna persona en el país, que no se vuelva a repetir aquí en Colombia ni en Sincelejo”, pidió.

Luis contó a la frecuencia radial que nunca había tenido problema alguno en admitir su condición sexual y que quien lo agredió es un vecino que vive cerca de su casa. Álvarez dijo que, incluso, tenía una relación de amistad con la mamá del agresor.

En medio de su convalecencia por haber perdido su mano izquierda y parte del antebrazo, Luis reclama justicia: “Yo reclamo justicia, que lo pongan preso porque así como me agredió a mí con ese machete lo puede seguir haciendo sin que le ocurra nada”, dijo Luis.

Luis agradeció las manifestaciones de solidaridad de los vecinos y su comunidad. “Me hicieron pancartas, bombas, comidas”, dijo el joven visiblemente conmovido. “Le agradezco a todas las personas que ayudaron en la donación, que Dios les multiplique a los que no tuvieron que les dé, que les abra puertas”, dijo.

Por otro lado, la Policía no ha logrado capturar al responsable de el violento acto porque no hay una orden emanada de un juez; pero se supo que desde el día en el que ocurrieron los hechos no está en el barrio, buscó refugio en casa de un familiar.

La Fiscalía General de la por tratarse de un caso entre menores de edad ha guardado silencio, al igual que la regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, de donde trascendió que este caso lo está manejando el nivel central.