La decadencia de la oposición en Medellín


Por: Juan Camilo Ortega Soto, Comunicador Social

Crear mensajes con tinte agresivo en el entorno político para incitar a un público a reaccionar, es una modalidad muy común en la manera de hacer oposición en Medellín; se crea un tema, se replica entre sus seguidores y cuentas falsas en redes, generan saturación sin bases sólidas y finalmente mueren porque no tiene sustento ni argumento alguno, es decir, tendencias falsas. Se puede ilustrar como el ciclo de vida de un mal producto: Introducción, crecimiento, vaga madurez y declive.

Sin embargo, deben estar lanzando productos nuevos cada día, deben tener buena imaginación, investigación y buen músculo financiero para posicionar un producto en el mercado, esto en términos comerciales y de mercadeo.

Pero pasando a la realidad cotidiana de nuestra ciudad, se decanta una gran diferencia, la oposición no tiene estrategia, no tiene argumento sólido y apuntan a mil temas diferentes porque no tienen investigación y poseen información falsa, crean indagación a partir de la especulación. Aunque cuenten con músculo financiero.

Solo basta hacer una lectura juiciosa de los perfiles de los opositores que se dedican a escribir, siempre se adhieren a temas que caen por su propio peso y que los llevan a un ciclo de producto corto, temas que sólo viven por un día y no generan recordación. Sin embargo, estos mensajes generalmente causan una percepción negativa y crean todo lo contrario a lo que se está buscando, al igual que si el mensaje es negativo se puede propagar de manera exponencial y crear un gran fracaso como lo leemos constantemente. Esto tiene una explicación fácil de leer, como no encuentran realidades, se las idean y solo salen a defenderse de manera agresiva o victimizados.

Por años, en Medellín se había creído que todo se operaba de manera correcta porque así nos vendían la idea, pero al realizar investigaciones exhaustivas, nos damos por enterados que muchas empresas públicas estaban permeadas por la corrupción de familias y castas políticas tradicionales, que formalizaron su sustento y estilo de vida gracias a las ganancias que representan los impuestos de los medellinenses.

Hoy agradecemos al uribismo, fajardismo, paolismo, fiquismo y división entre miembros de la revocatoria, porque en Medellín se ha consolidado una Administración Municipal basada en la comunidad, una alcaldía para el pueblo en donde cabemos todos, muestra de ello es el apoyo con el que cuenta el Alcalde Quintero entre los ciudadanos y en el Concejo de Medellín para desarrollar su plan de gobierno, además las encuestas hablan con claridad desde la popularidad.

Los fracasos continuos con los que se justifica la oposición, evidencian la vulgar capacidad de crear mensajes débiles a modo de víctima, usan temas de interés general para dar pesar y poder manipular una masa con poca información. Todo esto tiene un telón de fondo, recuperar el poder y seguir con la corrupción como lo hacían en anteriores administraciones, desangrando a la Medellín que todos hemos construido.

En los mensajes de ataque realizados desde redes sociales por la oposición, alguien puede tomar una fotografía, subirla a la red e infectar a todos los que la vean, pero lo que no pueden hacer, es generar conciencia, crear amor por la ciudad y respeto por una oposición caballerosa, definida y de honor. La manera de hacer oposición en Medellín, ha llevado a una división de clases que debe parar y no justificar sus sucesos en que son las víctimas, porque no lo son.


Este artículo refleja únicamente la opinión del autor y no compromete el pensamiento ni los puntos de vista de El Pregonar