Jóvenes muertos en dudoso procedimiento policial habrían sido torturados por los patrulleros

Los jóvenes fueron señalado de ser integrantes del Clan del Golfo el día que en el municipio de Sampués (Sucre) asesinaron a un policía.

El pasado 3 de julio la Policía informó que separó de su cargo al coronel Carlos Andrés Correa Rodríguez, comandante del Departamento de la Policía en Sucre y otros siete uniformados, por la muerte de tres jóvenes que fueron capturados y posteriormente reportados como abatidos.

“Hemos ordenado el relevo inmediato del comandante del Departamento de Policía de Sucre”, indicó el general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional. “En donde haya presuntamente un policía comprometido le debe caer todo el peso de la ley lo más rápido posible”. advirtió.

En el cuestionado operativo los jóvenes asesinados fueron señalados erróneamente de pertenecer al Clan del Golfo y de participar en el homicidio del patrullero Diego Felipe Ruiz Rincón el pasado lunes 25 de julio dentro de una panadería en el municipio de Sampués, en Sucre.

Los jóvenes, identificados como José Carlos Arévalo, Carlos Alberto Ibáñez y Jesús David Díaz, practicaban deportes extremos en el corregimiento Chochó, zona rural de Sincelejo, cuando cuando fueron perseguidos por varios uniformados de la Institución en medio de un plan candado.

Se supo que las víctimas acostumbraban a practicar motociclismo en la zona donde fueron sorprendidos pero al ver a los uniformados éstos se asustaron y por eso se inició una persecución en la que los policías dispararon y uno de los jóvenes resultó herido en una de sus piernas.

Los jóvenes fueron capturados con vida, tal y como lo registran fotografías tomadas en el sector. Según el testimonio de testigos, los tres fueron subidos a una patrulla con vida, supuestamente para trasladar al herido a una clínica; pero horas más tarde aparecieron muertos.

Según el testimonio de familiares de José Carlos Arévalo, el asesinato de los tres jóvenes fue algo “atroz” y se intentó enmascarar la verdad con una versión de un supuesto enfrentamiento. “Ellos fueron los que tuvieron que pagar por ese afán de ellos mostrar resultados”.

“Casi al instante, 45 minutos después que pasa el evento en Sampués, ya a ellos los tienen capturados. El comandante Correa de Policía de Sucre dio ese parte de victoria, dijo que fueron abatidos en combates en fuego cruzado. Eso nunca pasó”, afirmó el tío de José Carlos en Blu Radio.

Por su parte, Noticias Caracol también informó del caso de José Carlos, que fue trasladado a una clínica a las seis de la tarde desde donde dijeron que fue llevado a reanimación. Allí se observaron orificios de proyectil de arma de fuego en cráneo, tórax, región dorsal y miembros superiores.

La Fiscalía lleva la investigación y tiene en su poder 25 diligencias de declaraciones y 17 pruebas documentales que serían determinantes para la judicialización de los responsables de este triple homicidio que, según testigos y familiares, sería un nuevo caso de falso positivo.

A esto se suma la versión de Medicina Legal y un equipo de la Inspección General de la Policía que viajó hasta Sucre para indagar en lo sucedido y por eso se tomó la decisión de suspender del cargo a los ocho uniformados mientras avanzan la investigación de la Fiscalía General de la Nación.

“A José Carlos le amputaron las dos manos, a Jesús David le cortaron las uñas y le arrancaron la oreja que nunca apareció, la otra oreja se la arreglaron en medicina legal y se la dejaron más abajo de lo normal, es ahí donde los familiares se dan cuenta. En cuanto a Carlos Alberto, le sacaron un ojo, tenía toda la cara desfigurada y estaba sin dientes”, dice el informe de Medicina Legal.