Insólita conclusión de la Policía después de que joven denunciara гobo y agгesión de un taxista

Una joven de 23 años regresaba a su vivienda después de una jornada laboral, cuando fue sorprendida por dos sujetos que aparentemente descendieron de un taxi y la golρeaгon salvajemente para quitarle sus pertenencias en un sector del norte de Barranquilla.

Valerie Royero Benavides, como fue identificada la afectada, aseguró a varios medios de comunicación que luego de oponerse al asalato, uno de los deliηcueηtes cortó su rostro. Los sujetos le hurtaron 700 mil pesos en efectivo, un celular y tarjetas de crédito.

“Yo venía de mi trabajo para mi casa, me bajé del bus en la calle 90 con carrera 53. Caminando por ese sector veo a un taxi y un hombre parqueado a su lado; el hombre que está afuera del carro me ve pero no dice nada. Cuando voy en la cuadra siguiente volteo a ver si alguien viene detrás, pero no veo a nadie, pero cuando vuelvo a voltear hacia el frente observo que está delante de mío”. Dijo la joven.

Y agregó que: “él me habla, pero yo no le entiendo. Luego me dice: ¡Dame tu celular! Yo puse resistencia y en el momento en que yo me resistí el me golρea, me corta el rostro, yo me caigo, ahí es que él logra quitarme el bolso, se monta al taxi y se va”, explicó al diario El Heraldo la mujer.

Valerie agregó que logró reponerse y salió a correr, dice que las personas miraban que ella iba “con chorros de sangre encima” pero no se quiso detener hasta que llegó a su casa; luego de eso, sus familiares la trasladaron hasta un centro asistencial.

Valerie recibió 5 días de incapacidad. Foto: Blu Radio

Luego de los sucedido, la joven reportó que los deliηcueηtes usaron una de sus tarjetas de crédito para hacer compras que superaró el millón de pesos a través de una página web llamada Mercado Colombia. “Hubo transacciones por $750 mil, $370 mil, otra de $80 mil y una de $50 mil; el banco alcanzó a declinar otras”. Agregó.

Inconformidad con la Policía

La joven agregó que una vez recibió atención médica, a la clínica llegó un Policía que le tomó los datos pero que no le hizo firmar nada; ni reportó el hecho y por eso mostró su inconformismo con el actuar de las autoridades.

“Ni siquiera reportó algo por radio, ni reportó la pérdida de mis documentos. Esa misma noche, cuando yo llego a mi casa decido recorrer los edificios del sector en busca de cámaras”. Aseguró Valerie indignada por el actuar de las autoridades ante su caso.

Sin embargo, la joven trabajadora y estudiante contó que cuando habló con el vigilante de uno de los edificios cercanos al hecho, éste le contó que los uniformados consideraron que “no había sido nada diferente a una ρelea de pareja”; por lo que no entiende cómo llegaron a esa conclusión.

Además, dijo que quien la гobó era un hombre de baja estatura, moreno, con los dientes amarillos, tenía unos audífonos puestos, usaba pantalón caqui y camisa gris, era delgado, sin barba.