“Ingreso Solidario”, el nuevo “Agro Ingreso Seguro” en tiempos de Coronavirus

Cuando la corrupción se enquista en una sociedad, ni siquiera una pandemia mundial como la generada por el COVID-19 es un impedimento para que se continúe la burla hacia el pueblo colombiano.

Un claro y triste ejemplo de esto son las irregularidades evidenciadas por ciudadanos quienes, en el proceso de verificación para saber si eran beneficiarios del auxilio emitido por el gobierno nacional denominado “Ingreso Solidario”, quisieron probar la legitimidad de dichos subsidios ingresando números de cédula erróneos, inventados y claramente inexistentes.

A continuación, dejamos evidencia de tan sólo algunos ejemplos de estas irregularidades.

Cédula: 1234567890
Nombre en Ingreso Solidario: Blanca Cecilia Fernández Beltrán (Facatativá)
Adres: Kevin Guevara Murillo (Valledupar)

Cédula: 123456789
Nombre en Ingreso Solidario: Alexander Ivanorich Arrieta Agresot (Santiago de Tolú)
En antecedentes de Policía: González Juan Carlos
Adres: El afiliado con número de documento 123456789 no se encuentra en BDUA

Cédula: 11111111111
Nombre en Ingreso Solidario: Cin Ñus (Purificación)
Adres: El afiliado con número de documento 11111111111 no se encuentra en BDUA

Cédula: 3333333
Nombre en Ingreso Solidario: Yesica ÑÑÑÑÑ Viloria (Corozal)
En antecedentes de Policía: Jesus Antonio Posada Saldarriaga
Adres: El afiliado con número de documento 3333333 no se encuentra en BDUA

Cédula: 123456
Nombre en Ingreso Solidario: GGGG Dert CCCCCC RRRRRR (Balboa)
En antecedentes de Policía: Maria Edith Jaramillo
Adres: El afiliado con número de documento 123456 no se encuentra en BDUA

Cédula: 1515151515
Nombre en Ingreso Solidario: HHHHHHH Enrique Mejía Campo
Adres: El afiliado con número de documento 1515151515 no se encuentra en BDUA

Cédula: 7777777777
Nombre en Ingreso Solidario: Wainer Badilla Atencio (Barrancabermeja)
Adres: El afiliado con número de documento 7777777777 no se encuentra en BDUA

Cédula: 5555555555
Nombre en Ingreso Solidario: Dina Marcela Jaraba Torres (San Benito Abad)
Adres: El afiliado con número de documento 5555555555 no se encuentra en BDUA.

A raíz de las múltiples investigaciones que los colombianos fueron realizando, el Departamento Nacional de Planeación declaró en redes sociales, a través de Daniel Gómez, Subdirector General Sectorial, que estas inconsistencias se presentaron debido a anomalías en el buscador de cédulas. Posterior a dicho pronunciación el buscador de “Ingreso Solidario” dejó de funcionar.

Para continuar apaciguando los ánimos, Luis Alberto Rodríguez, director de Planeación Nacional en entrevista dada al periódico El Tiempo, que el hecho de que aparecieran cédulas erróneas no significaba que fuesen a recibir ningún beneficio. Esto claramente, terminó de empeorar el “impasse” puesto que nos lleva a preguntarnos: ¿Nadie revisa esas bases? ¿Por qué el señor José Vicente Parra Díaz identificado con CC: 802.747 (quien está fallecido hace cinco años, según lo informa su nieta Dina Luz Santos en redes sociales) aparece en Ingreso Solidario como Andreína Beatríz García? ¿Nadie verifica que los postulantes estén vivos? Es claro que la irregular aparición de dichas “cédulas erróneas” en esta base de datos, significa que es altamente probable que personas que sí deberían haber recibido este auxilio, quedaron por fuera. Lamentable situación en cualquier circunstancia, pero mucho más en la coyuntura actual.

Son muchos los colombianos de a pie que, a pesar de no contar con un empleo, no tener vivienda propia, vivir en sectores marginados, no contar con cobertura en salud y no tener un ingreso para llevar el sustento a sus familias, no aparecen en este listado. Ni en Familias en Acción. Ni han recibido ningún auxilio por parte de gobernaciones o alcaldías. ¿Qué sentirán al saber que por un “errorcito” no recibirán $160.000 que serían de gran ayuda, pero si aparecen como beneficiarios personas que pasaron a mejor vida hace muchos años? O peor aún: Personas que ni siquiera existen.

Y así, con todo y las injusticias que día a día nos brinda este gobierno, nos piden que tengamos fe. Que creamos. Lo peor de todo (o lo mejor, dependiendo el punto de vista) es que si, aún guardamos la esperanza de un país mejor.

Por: Paula Pamv