Indígenas de la Minga antioqueña sacaron a palo a vándalos que pretendían hacer desmanes

Todo comenzó cuando un grupo de sujetos intentó meterse en la Minga de los indígenas que se ha manifestado pacíficamente en Medellín.

Los disturbios se desataron luego de que un grupo de personas intentara entrar en la marcha de la Minga indígena en la Alpujarra, Medellín, pero los nativos hicieron cercos con bastones y no les permitieron.

Sin embargo, hubo otro grupo de personas que se desplazaron hacia otras vías de la capital paisa y vandalizaron semáforos, hicieron barricadas e incluso quemaron llantas.

“Trataron de inmiscuirse con la Minga, ellos no dejaron, entonces continuaron la Minga en el Parque de las Luces y los de primera línea salieron a manifestar por la ciudad, cogieron hacia San Juan, la Macarena Parques del Río regresando al ferrocarril”, dijo el secretario de Seguridad de Medellín, José Gerardo Acevedo.

“En su recorrido, lamentablemente vandalizaron semáforos, señales de tránsito y vallas que se encontraron en Carabobo en San Juan, lo que obligó a desplegar actividad por parte de la Policía para dispersarlos”, agregó Acevedo.

Luego los disturbios, se presentaron al final de la noche en el municipio de Caldas, sur del Valle de Aburrá, donde hubo enfrentamientos con la Policía y se escucharon detonaciones.

Por otro lado, en horas de la tarde se concluyó con éxito la reunión entre indígenas y el Gobierno, según lo manifestó el gobernador (e) Luis Fernando Suárez.

“Recibimos todas las solicitudes, todas las peticiones de la organización indígena. Destacamos el tono respetuoso y amistoso, siempre con el postulado de la no violencia. Hemos decidido instalar la mesa departamental de concertación con representantes del gobierno departamental”, dijo.

“Fue un éxito la reunión porque llegamos a acuerdos, pero eso no quiere decir que ya se finiquitó la conversa, aún seguimos en Minga y conversando”, precisó una representante indígena.

Los disturbios se presentaron al final de la noche en el municipio de Caldas, sur del Valle de Aburrá, donde resultaron dañados 10 semáforos, además de avisos de tránsito. Incluso hubo enfrentamientos con la Policía y se escucharon detonaciones.