Gobernador de Cesar, condenado por corrupción al sufragante

Luis Alberto Monsalvo Gnecco pagará por corrupción electoral durante la campaña de 2011, cuando fue elegido por primera vez para el periodo 2012-2015.

La Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia condenó al gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco, por el delito de corrupción al sufragante durante su primera campaña a la Gobernación.

Luis Alberto Monsalvo Gnecco pagará por corrupción electoral durante la campaña de 2011, cuando fue elegido por primera vez para el periodo 2012-2015.

Bajo ese entendido, el próximo 27 de julio el alto tribunal emitirá la sentencia por parte del alto tribunal en la que se conocerá el monto de pena al gobernador. El máximo tribunal en lo penal consideró que “es incuestionable la responsabilidad penal de Luis Alberto Monsalvo Gnecco como autor del delito de corrupción al sufragante”.

Monsalvo Gnecco prometió el 16 de octubre de 2011 a unas 800 familias desplazadas por el conflicto armado a evitar el desalojo de un prefio invadido a cambio de votos que respaldaran su aspiración.

Monsalvo Genecco en campaña / Google

Un fiscal delegado ante la Corte Suprema entregó a esa corporación videos, declaraciones y los acuerdos con los que Monsalvo Gnnecco se aprovechó de la necesidad de las comunidades vulnerables.

De acuerdo con el alto tribunal, Monsalvo “estaba en capacidad de comprender que como candidato no podía prometer dádivas a cambio de votos que lo favorecieran en la elección de gobernador”, pues “no era la primera vez que se postulaba para cargos de elección popular”.

Esa promesa, según la Corte, fue ilícita por dos razones. La primera, porque para el 16 de octubre del 2011 había órdenes policivas para desalojar a la comunidad, por lo que Monsalvo no podía comprometerse a mantenerlos en el lote, pues eso no dependía de él.

“Luis Alberto Monsalvo Gnecco conocía que estaba prometiendo dádiva consistente en mantener la situación de invasión de quienes se encontraban en ‘Tierra Prometida’, a cambio de que estos ciudadanos habilitados para sufragar votaran por él”, detalló la Sala de Primera Instancia de la Corte en su fallo.

Pese a la responsabilidad del actual gobernador, la Corte dejó claro que Monsalvo Gnecco ha asistido voluntariamente a las audiencias de formulación de imputación y acusación, preparatoria e instalación del juicio oral y la de alegatos de conclusión en el juicio oral, por lo que no hace necesario imponer medida de aseguramiento.

“No ha rehuido su comparecencia ante el Juez de Control de Garantías ni ante esta Corte, no se advierte necesario ordenar su captura en este acto procesal y, en consecuencia dispone que continúe en libertad hasta la emisión de la sentencia”, reseñó la providencia.