General (r) Rodolfo Palomino, a juicio por intentar frenar captura de un ganadero

La Fiscalía acusará formalmente al exdirector de la Policía Nacional por presunto tráfico de influencias.

El próximo 22 de octubre, la Fiscalía acusará formalmente ante la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia al general (r) Rodolfo Palomino, exdirector de la Policía Nacional, por presuntamente presionar a la fiscal Sonia Velásquez para que reversara una orden de captura que pesaba contra el reconocido ganadero Luis Gonzalo Gallo.

Según el diario El Espectador, Palomino va a juicio por haberse aparecido en la casa de la fiscal, que se preparaba para un operativo que derivó en la captura de 14 personas relacionadas con el Fondo Ganadero de Córdoba, en el marco de una investigación por despojo de tierras y otros delitos graves.

De acuerdo con el escrito de acusación, los hechos ocurrieron en el 2014 y la funcionaría de la Fiscalía grabó la conversación que sostuvo con el Palomino y en audio quedó registrado que le propuso dejar por un tiempo el caso, aduciendo que el empresario Gallo tenía relaciones públicas con el expresidente Pastrana, con el entonces director del Banco Mundial y otras personalidades, por lo que su captura podría afectar donaciones que había canalizado para causas nobles.

Luis Gonzalo Gallo Restrepo, empresario acusado / El Tiempo

Para la Fiscalía, el entonces director de la Policía habría aprovechado su cargo como alto funcionario del Estado para favorecer de manera directa la situación jurídica del empresario, según reposa en el escrito de acusación:

“Utilizó indebidamente influencias derivadas del ejercicio del cargo y de la función sobre la fiscal delegada ante los Jueces Penales del Circuito Especializada, entonces adscrita a la Unidad de Análisis y Contexto, Sonia Lucero Velásquez Patiño […] con el fin de que esta cancelara la orden de captura que había expedido contra el ciudadano Luis Gonzalo Gallo Restrepo”.

Para la fiscal Velásquez Patiño, la presencia del entonces director de la Policía en su vivienda se tradujo en una clara presión del alto mando de la Policía para evitar la captura de Gallo Restrepo, afirmación que el general ha negado a toda cosa.

Según versión de Palomino, él sí visitó a la fiscal, pero por razones muy diferentes. Ha afirmado que lo que quería era “participar en la operación”, que se trató de una mala interpretación de la funcionaria a una “recomendación” y que él mismo estuvo al mando del operativo de captura de Gallo para que se ejecutara con efectividad.

Grabación comprometedora

Lo que realmente tiene en aprietos al general (r) Palomino es que la fiscal Velásquez, una vez recibió a los altos oficiales en su casa, empezó a grabarlos con su celular personal para dejar constancia de lo hablado en la reunión, grabación que la fiscal aportó después, cuando la investigación contra el general (r) Palomino comenzó.

En el escrito de acusación quedó consignada la transcripción de la conversación que sostuvieron la fiscal Velásquez y el general (r) Palomino en casa de la funcionaria judicial el 8 de febrero de 2014.

  • General (r) Rodolfo Palomino: Óigame, doctora.
  • Fiscal Sonia Velásquez: Cuénteme
  • G.R.P.: Para no quitarle mucho tiempo.
  • F.S.V.: Sí, general.
  • G.R.P.: […] Cuando uno ve una obra de este personaje, uno dice Gallo Restrepo, pues uno, uno se sorprende y sorprende a todo el mundo, ¿cierto? Yo quisiera convencerla a usted de una propuesta y de ser, pues yo espero que no sea calificada como una propuesta indecente, qué tal si dejamos eso por un tiempo, digamos, porque siendo como es… ese hombre de ayer estaba haciendo en Estados Unidos un… a través de una fundación de él, una recepción de… recursos de donantes precisamente, eh… de puros filántropos, gente que con dinero quieren ayudar a las causas más nobles…

El general (r) siguió hablando y le dijo a la fiscal luego:

  • G.R.P.: Eso [la detención del empresario Gallo] tendría una connotación enormemente grave, es más, uno podría pensar que esta persona si en algún momento pudo haber invertido en uno de estos predios lo haría no con el propósito de tal vez [inaudible] a alguien, me atrevería yo a pensar, no sé cómo vea usted eso.

Para la Fiscalía, esa conversación estuvo revestida de un “carácter indebido”, contrario a los deberes “legales y constitucionales” de un director de la Policía. “El manual de funciones del cargo de director general de la Policía Nacional vigente para los años 2013 a 2014”, dice el escrito de acusación, incluía “dirigir las relaciones interinstitucionales”, pero para “contribuir a la eficiente prestación del servicio de policía”. En conclusión, para el ente investigativo, que el director de la Policía le dijera a una fiscal que “dejara eso por un tiempo”, en relación a una orden de captura, nada tenía que ver con sus funciones.