Fue destituida por robo la patrullera Andrea Cortés, primera policía trans en Colombia

Un video de una cámara de seguridad fue la prueba clave para destituir a la patrullera Andrea Cortés Guarín.

En el proceso interno disciplinario que se le adelantó la Policía se determinó que la agente no pagó un crema de una droguería ubicada dentro de un centro comercial en el noroccidente de Bogotá.

En el proceso, que duró menos de tres meses, se señaló que la patrullera Cortés -reconocida por ser la primera mujer trans en ingresar a la Policía- se llevó un producto que estaba cerca a la caja registradora y que tenía un valor de 90 mil pesos.

La patrullera aseguró que pagó por los productos que compró en la droguería y que si aparece metiendo algo a una bolsa fue porque la vendedora no le empacó la caja de gasas y unas pastillas para el dolor de cabeza que adquirió por un valor de 13 mil pesos.

En este punto asegura que este proceso exprés es una persecución en su contra por su condición sexual. “Me están indagando por algo que yo no cometí, ni hice, ni tengo la necesidad de hacerlo, ni lo voy a hacer mucho menos uniformada en un establecimiento donde hay cámaras”.

La patrullera asegura que ha sido víctima de una constante discriminación por parte de sus compañeros y superiores. “He sido señalada, me siento perseguida”.