Fiscalía archiva el caso de Santiago Uribe, investigado por supuesta financiación de paramilitares

Santiago Uribe, el hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez ha estado acusado por años de crear y financiar grupos paramilitares.

Este martes 24 de noviembre, se conoció que el fiscal 128 delegado ante jueces penales del circuito especializado, Federico Lopera, decidió inhibirse de investigar a Santiago Uribe por supuesta financiación de grupos paramilitares en Antioquia.

Según la Fiscalía no existe suficiente material probatorio para mantenerlo vinculado a la investigación, la cual fue motivada por declaraciones de paramilitares que aseguraban que Uribe Vélez financió a paramilitares que operaron en el Suroeste antioqueño, en los municipios de Amagá, Titiribí y Angelópolis.

“No se estableció que el Señor Santiago Uribe Vélez se hubiese reunido con integrantes de esa organización ilegal, ni que se hubiese concertado con estos para acordar una suma de dinero a manera de contribución. No fue posible establecer que este solicitara algún tipo de protección ni que ejecutara una conducta que contraviniera el orden punitivo”, dice la resolución revelada por el diario El Tiempo.

Esta es la decisión del fiscal 128 especializado / El Tiempo

En el texto se refiere además a los testimonios que han señalado a Santiago Uribe como uno de los principales promotores de las fuerzas paramilitares en Colombia y asegura que no hay justificación de judicial de los supuestos aportes financieros.

“En cuanto a la hipotética responsabilidad que le podría caber al Señor Santiago Uribe Vélez, no está claro de si este aportó o no. Si tomamos su versión y lo contrastamos con los testimonios de los representantes legales y administradores de las plantas de ladrillo en ese sector, veremos que todos ellos y de forma unísona han sostenido que nunca se les solicitaron dineros ni a esas empresas se presentaron sujetos representantes de ese grupo paramilitar”, sostiene el ente investigador.

Por su parte, el abogado Daniel Ernesto Prada, abogado de las víctimas en el proceso que continúa contra Santiago Uribe por su presunta participación en la conformación del grupo paramilitar los “12 apóstoles” en Yarumal Antioquia, se refirió a la decisión de la Fiscalía manifestando que:

“El fiscal que ordenó el archivo de la investigación contra Santiago Uribe, no inspeccionó el radicado 387 por la desaparición de Edgar monsalve, ni el de los 12 apóstoles, en dónde están las pruebas de cómo esté señor hacia parte del grupo paramilitar del suroeste Antioqueño”.

Esta es la decisión del fiscal 128 especializado / El Tiempo

Esta decisión se conoce a un mes de que se reinicie el juicio contra Santiago Uribe por presunta conformación de grupos paramilitares (los 12 apóstoles) y homicidio del conductor Camilo Barrientos Durán, registrado en 1994.

De acuerdo con Jaime Granados, defensor de la familia Uribe, este juicio solo es un golpe contra del exsenador Álvaro Uribe Vélez. Para la Fiscalía no hay evidencia que vincule al ganadero con estos grupos ilegales.

Por su parte, el fiscal Carlos Marín, quien lleva el caso, dice que en el juicio se montó “una sinfónica de falsos, inconsistentes e irrelevantes testigos que con precarios instrumentos sonaron desafinados, destemplados y hasta descoordinados”.

Así empezó el proceso contra el hermano de Uribe

El 15 de diciembre de 1995 la declaración de un hombre llamado Albeiro Martínez inició el largo proceso en contra del Santiago Uribe Vélez. Ante la Fiscalía, narró actuaciones irregulares que ocurrían en ese momento en Yarumal.

Todo parece indicar que a inicios de la década de los noventa se empezó a gestar un grupo de ‘limpieza social’ en la región del norte de Antioquia en donde, el padre Gonzalo Palacio, otrora párroco de la iglesia de Yarumal, era uno de sus miembros.

Juan Carlos Meneses, testigo estrella en caso de Santiago Uribe / Google

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, entre 1992 y 1995 habrían cometido más de 500 asesinatos en los municipios de Angostura. En 1996 se vinculó al ganadero con un caso donde fue escuchado en diligencia de versión libre, mientras su hermano era el gobernador de Antioquia.

En 1999 se profirió una resolución inhibitoria que archivó el caso, pues se argumentaban falta de pruebas en contra de Santiago Uribe. Pero en 2010 se conoció el testimonio de Juan Carlos Meneses, quien es un oficial de la Policía, que desde Argentina entregó el principal testimonio en contra del hermano del expresidente.

Meneses aseguró que Santiago Uribe Vélez creo un grupo paramilitar señalándolo de jefe y financiador. Entonces, se abrió una acusación previa para determinar si lo dicho por el exuniformado era cierto.

En el 2013 el ganadero fue vinculado al caso, mediante indagatoria y tras años en investigaciones, la Fiscalía solicitó la captura del ganadero el 29 de febrero de 2016, por agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), en Medellín.

En octubre de 2017 se inició la audiencia preparatoria del juicio en su contra. Finalmente, el 29 de enero de 2018 comenzó el juicio oral.

Ya el 15 de marzo de 2018, el juez especializado del Circuito de Antioquia lo dejó en libertad, por cumplimiento del tiempo máximo en detención preventiva sin condena.