Falleció niña de 4 años que fue brutalmente golpeada y abusada sexualmente en el Huila

El pasado lunes, la pequeña Salomé Segura Vega fue agredida por hombre de 27 años que trabajaba para sus padres. Hoy murió.

Después de luchar por cinco días contra la muerte, Salomé Segura Vega, la niña de cuatro años, quien fue brutalmente golpeada y agredida sexualmente por Sebastián Mieles Betín, de 27 años, falleció en una unidad de cuidados intensivos pediátrica en la clínica Medilaser en Neiva.

Lina Arbeláez, directora del ICBF, confirmó la muerte de una menor quien permanecía en estado crítico, ya que encontraba en coma inducido, pues debido a las lesiones de gravedad que presentaba, y a pesar de los esfuerzos de los médicos que intentaban salvarla, terminó perdiendo la batalla.

“Lamentamos profundamente el fallecimiento de la paciente menor de edad en la madrugada de hoy, 4 de julio del año 2020, debido a hipertensión endocraneana refractaria al manejo, disfunción de múltiples órganos secundaria a trauma encefalocraneano severo con politrauma. Por el tipo de muerte se realizó llamado a Fiscalia”, confirmó el centro médico.

La niña falleció en la clínica Medilaser de Neiva / La Nación

La menor había sido encontrada con varias heridas en horas de la noche del domingo 29 de junio en la vereda Puerto Alegría en el caserío Puerto Alegría y de inmediato fue remitida a un centro hospitalario. Sebastián Mieles Betín, acusado por el crimen, fue capturado por autoridades.

Mieles Betín, oriundo de la Costa Atlántica, llegó a Garzón contratado por un Consorcio que adelanta una pavimentación en el sector de Puerto Alegría. Fue cobijado con medida de aseguramiento por parte de un juez de Control de Garantías, que le imputó los delitos de acceso carnal abusivo y agravado y feminicidio pero no los aceptó en las audiencias públicas.

Sebastián Mieles Betín, señalado asesino de la menor / La Nación

La comunidad lo interceptó junto al cuerpo de la menor y lo amarró a un árbol para entregarlo a la Policía, que hizo presencia en esa vereda que está ubicada a una hora en carro de la zona urbana de Garzón. Ahora, lo que espera toda la población y la familia de la niña es que haya real justicia en este caso.