Exasesor de Uribe fue interrogado por caso de falsos testigos e involucró a Tomás Uribe

Según la versión de Fabián Rojas, exasesor del expresidente Uribe, a Tomás Uribe se le informaba del caso.

Fabián Arturo Rojas Puertas es un abogado y politólogo de los Andes con varias especializaciones y un curso de maestría que llegó a la oficina del expresidente Álvaro Uribe luego de haber hecho carrera con la senadora Paloma Valencia, también en el Congreso de la República.

Antes de llegar al Congreso, fue asesor jurídico del Instituto para el Arte de Bogotá. Rojas hizo parte de la Unidad de Trabajo Legislativo del senador Uribe Vélez en el momento más importante de la investigación de la Corte Suprema de Justicia.

El 2018 fue el año del grueso de las interceptaciones, también el año en el que Diego Cadena recaudó los testimonios de los paramilitares más relevantes para entregarle a la Corte con el fin de que fueran evaluados sobre las posibles conductas del senador Iván Cepeda, a quien el tribunal le archivó el proceso.

Rojas se convirtió, según él mismo narró a la Corte Suprema, en el asistente del expresidente para los temas con todos sus abogados.

Además de asesorar la agenda legislativa, los proyectos de ley, los debates en el capitolio, Rojas tuvo la función de ser el puente entre el exsenador y sus abogados, principalmente por una discusión entre Jaime Lombana y Jaime Granados que los había separado del congresista para ese momento.

Magistrado Cesar Reyes / Google

Según manifestó La FM, que dice tuvo acceso al interrogatorio completo de más de cuatro horas que le realizó el magistrado Cesar Reyes al abogado de los Andes en noviembre de 2019, se resaltan varias cosas.

Algunos apartes del interrogatorio ya se conocían exactamente sobre dos cosas. Uno, la forma en la que Rojas conoció a Cadena en un restaurante del Parque de la 93 un día antes del episodio de las escalinatas del expresidente en la Corte, a donde fue a radicar nuevas evidencias en la investigación.

Y, dos, sobre la reunión a la que él asistió con Diego Cadena, el entonces director de la cárcel de Cómbita y otra abogada que sugerían que en ese centro penitenciario había exparamilitares a los que supuestamente iban a trasladar como beneficio para que testificaran en contra de Uribe.

Tras esa reunión el abogado Cadena recogió testimonios de tres paramilitares que le entregó al expresidente y al abogado Granados y luego Juan José Salazar, también de la oficina de Cadena, iría a la cárcel de Cómbita con la misma intención.

Rojas le contó a la Corte en el mismo interrogatorio que el director de la cárcel, el coronel Germán Rodrigo Ricaurte, luego le pidió un favor al expresidente Uribe para que no lo separaran del cargo por una enemistad con el director del Inpec, a lo que el entonces senador se negó tajantemente.

Pero en el interrogatorio queda claro, según su versión juramentada, que en realidad el abogado y politólogo no estaba enterado en detalle de las gestiones de Cadena. Rojas renunció a la Unidad de Trabajo Legislativo -UTL- de Uribe a inicios del 2019, pero durante 2018 sus labores en el Congreso eran de simple trámite.

Rojas le informaba al expresidente día a día de las tutelas o peticiones que llegaban a su despacho, las trasladaba a las oficinas de los abogados, y recogía las firmas de Uribe para documentos que le eran solicitadas por las oficinas de Granados, Lombana, o específicamente, a Cadena cuando durante ese año el expresidente decidió entregarle un poder oficial que se documentó en las instalaciones del Congreso para que hiciera las veces de su apoderado.

Durante las cuatro horas de interrogatorio a Rojas y con las incisivas preguntas del magistrado Reyes, no hay ninguna respuesta en la que el abogado señale que, además de asistir a las dos reuniones en las que conoció a Cadena y la del director de la cárcel de Cómbita, haya actuado dirigido por el senador para conseguir un testimonio falso o darle esas indicaciones al abogado Diego Cadena de parte de Uribe.

En el primer audio que revela La FM, el magistrado le pregunta a Rojas si no le parecía extraño que un abogado externo estuviera realizando gestiones para el proceso. Rojas contestó que en la oficina se decía que Cadena era el abogado de Uribe en Estados Unidos.

Luego, el magistrado le insiste, y lo hizo varias veces en el interrogatorio, sobre si sabía o no en detalle de lo que Cadena hacía y la forma en la que reclamaba los testimonios. Rojas contestó que su única función era de trámite para recibir y entregar mensajes puntuales del expresidente.

Rojas señaló que había ocasiones en las que ciudadanos se acercaban a Uribe para contarle sobre denuncias que conocían, a lo que Uribe les respondía que llevaran esas denuncias a las autoridades, o en otras ocasiones puntuales le informaba a sus abogados. Así, según Rojas, Uribe se enteró de varias de las declaraciones de paramilitares en su favor o en su contra.

En otra parte del interrogatorio el magistrado aborda al testigo por un tema que ha sido noticia en los últimos días. Reyes le pregunta al exfuncionario del Congreso qué sabía él de las gestiones para conseguir un testimonio al paramilitar ‘El Tuso Sierra’.

Rojas contesta exactamente la misma versión que ha dado el abogado Granados, el propio Sierra, la exagente de la CIA que lo escuchó y su abogado, sin que hasta ahora la Corte haya tomado su testimonio en el proceso. O haya llamado a declarar a alguno de los involucrados.

Más adelante, aparece en el interrogatorio el nombre de Tomás Uribe. De las preguntas y las respuestas queda claro que el hijo del expresidente estaba muy bien enterado del proceso y que a él también se le informaba permanentemente de lo que los abogados estaban haciendo.

El magistrado Reyes le insistió en la pregunta sobre Tomás Uribe leyendo textualmente una interceptación entre Fabián Rojas y el hijo del expresidente. El testigo respondió que se trataba de una llamada informativa sobre lo que había hecho Cadena con respecto al paramilitar Carlos Enrique Vélez, tiempo después de que ese testimonio fuera llevado a la Corte.

Y, finalmente, otro episodio que ha sido revelado por La FM es la versión de que Diego Cadena se había enterado de las interceptaciones de la Corte por una filtración de una amiga suya, aparentemente dentro del propio tribunal.

Este interrogatorio es clave porque es el que definirá por parte de los magistrados de la Sala de Instrucción, si la investigación debe pasar a la Fiscalía considerando que Uribe haya o no utilizado sus funciones legislativas y a su equipo en el congreso para supuestos delitos, pero es solo una parte más del expediente.

En el interrogatorio luego hay una nueva ronda de preguntas del abogado Granados en donde se ratifica la versión de que Rojas no actuó en coordinación dirigido por el expresidente para conseguir testimonios, sino que era un simple asistente del exsenador que le informaba de las solicitudes de sus abogados y viceversa | La FM