“Estuve cara a cara con Dios”: la historia de una mujer que por 27 minutos dejó de respirar

Tina Hines sobrevivió a un ataque cardíaco y sintió que volvió a nacer. La mujer asegura que tuvo un encuentro con Dios en los 27 minutos en que estuvo sin respirar.

Hines se preparaba para irse de excursión con su esposo Brian y unas amigas, pero cuando terminaban de empacar sus maletas en su casa en Phoenix, Hines sufrió un paro cardiorrespiratorio el pasado 12 de abril de 2018.

El esposo de Tina realizó una reanimación cardiopulmonar, pero no logró hacer que ella volviera en sí. Un amigo de la familia, que se encontraba en ese momento, llamó al 911. A los pocos minutos, paramédicos llegaron a la escena y utilizaron un desfibrilador tres veces, pero la mujer no recuperaba sus signos vitales.

Hines relató a Univision Arizona que los médicos le dijeron que, desde que llegó al hospital, su corazón dejó de latir durante 27 minutos. Ante esta emergencia, la mujer fue inducida a un coma médico para que los doctores estudiaran qué podían hacer para salvarle la vida.

Sin embargo, cuando estaban a punto de perder la esperanza, la mujer reaccionó. Cuando Hines se despertó del coma, incapaz de levantarse o hablar, comenzó a hacer movimientos con las manos.

La mujer escribió un extraño mensaje mientras despertaba del coma. Foto: Facebook

Ante esta reacción tan poco común, su hijo le dio un cuaderno con una pluma y ella garabateó: “Es real”. Su familia no comprendía a qué se refería, hasta que su hijo Jacob le preguntó si hablaba del cielo. Tina movió su cabeza señalando que sí y empezó a llorar.

“Estuve cara a cara con Jesús. Miré luces brillantes. Eran luces amarillas”, dijo Hines. que además asegura que vio a Dios, pero no hablo con él. “Dios está en todos los detalles” dice Hines. “Dios sabía que podía con esto”. Hoy en día, Tina Hines tiene la enfermedad de la fibrilación ventricular y dice que continuará contando su historia porque es el propósito que tiene con Dios.

Tina permaneció sin respirar por 27 minutos. Foto: Google

Pero ella no es la única protagonista de esta historia, su sobrina Madie Jhonson decidió tatuarse tal cual el mensaje que ella escribió luego de esos 27 minutos. “Me ha dado una mayor confianza en una fe que a menudo no se ve. Me ha dado tangibilidad a una esperanza eterna que no está muy lejos”, “fue parte del mensaje que escribió Madie en el texto con el que acompañó la imagen del tatuaje.

Solo 10% de las personas que sufre un paro cardíaco repentino fuera del hospital logra sobrevivir en Estados Unidos. Sin embargo, cuando alguien comienza la reanimación caridopulmonar en cuanto se produce el infarto -como ocurrió en el caso de Tina-, el porcentaje se incrementa hasta 45% | Vía: Univisión