Esta semana comienza excarcelación del primer grupo de presos en cárceles del país

El general Norberto Mujica, actual director del Instituto Penitenciario y Carcelario (INPEC), dijo que ya se envió a los jueces de la República el listado del primer grupo de internos que saldrán de varias la cárceles, tras el decreto que lo permite como medida preventiva por la COVID-19.

El alto oficial señaló que durante el pasado fin de semana, las autoridades penitenciarias y el Consejo Superior de la Judicatura estuvieron ultimando detalles para hacer efectivo el proceso de excarcelación intramural y llevará a aproximadamente 4 mil presos a detención domiciliaria.

“Trabajamos en el cumplimiento de los protocolos del INPEC y de la Judicatura para estar alineados en el decreto […] hoy se envía el primer listado a nivel nacional, para que los jueces empiecen a tomar medidas. Esta semana podrían salir las primeras personas”, afirmó Mujica.

El director del INPEC dijo que “a todo el mundo no se le pueden practicar pruebas” de la COVID-19, pero aseguró que la entidad ha seguido al pie de la letras las recomendaciones emitidas por el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es de recordar que el Gobierno Nacional emitió el decreto 546 con el que se decide conceder una excarcelación masiva de personas privadas de la libertad que se encuentran en las diferentes cárceles del país como medida preventiva ante el Coronavirus.

El general Norberto Mujica y la ministra de Justicia, Margarita Cabello / Google

Con esta decisión, las personas que podrían ser beneficiadas, por un periodo de seis meses, con una medida de detención preventiva y de prisión domiciliaria transitorias, en el lugar de su residencia o en que el Juez autorice, son las siguientes:

– Personas que hayan cumplido más de 60 años de edad.

– Madre gestante o con hijo menor de tres (3) años de edad, dentro de los establecimientos penitenciarios.

– Personas en situación de internamiento carcelario que padezcan cáncer, VIH e insuficiencia renal crónica, diabetes, insulinodependientes, trastorno pulmonar, anticoagulación, hepatitis B y C hemofilia, artritis reumatoide, enfermedades tratadas con medicamentos inmunosupresores, enfermedades coronarias, personas con trasplantes, enfermedades autoinmunes, enfermedades huérfanas y cualquier otra que ponga en grave riesgo la salud o la vida del recluso, de conformidad con la historia clínica del interno y la certificación expedida por el sistema general de seguridad social en salud al que pertenezcan (contributivo o subsidiado) o el personal médico del establecimiento penitenciario y carcelario, cuando se encuentren a cargo del Fondo Nacional de Salud de la persona privada de la libertad.

– Personas con movilidad reducida por discapacidad debidamente acreditada de conformidad con la historia clínica del interno y la certificación expedida por el sistema general de seguridad social en salud al que pertenezca (contributivo o subsidiado) o el personal médico del establecimiento penitenciario y carcelario, cuando se encuentren a cargo del Fondo Nacional de Salud del privado de la libertad.

– Personas condenadas o que se encontraren con medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento penitenciario y carcelario por delitos culposos.

– Condenados a penas privativas de la libertad de hasta cinco (5) años prisión.

– Quienes hayan cumplido el cuarenta por ciento (40%) de la pena privativa de la libertad en establecimiento penitenciario, atendidas las respectivas redenciones a que se tiene derecho.

En el decreto, el Gobierno Nacional aclara que sobre las personas privadas de la libertad que sean positivas por Coronavirus, el INPEC las deberá trasladar a lugares de salud aptos para su tratamiento. “No se les concederá la medida de aseguramiento de detención o prisión domiciliaria transitoria, hasta tanto las autoridades médicas y sanitarias así lo autoricen”.

Sin embargo, si esos pacientes, cumplen con algunos de los requisitos ya mencionados, si podría salir beneficiado con la excarcelación. En cambio, si las personas beneficiadas con esta medida, cometa cualquier delito o incumpla con las obligaciones, se le revocará su beneficio y se le enviará nuevamente a prisión.