Enrique Peñalosa reaparece para hablar de Transmilenio por la Séptima

Según el exmandatario, la carrera Séptima se llenará de buses si no se ejecuta el Transmilenio.

El exalcalde Enrique Peñalosa no deja de insistir sobre la decisión de la alcaldía actual de Claudia López de no hacer Transmilenio por la avenida Séptima, tras al retiro de los proponentes de la obra, lo que le permitió a la primera mandataria revocar el proceso y ordenar el rediseño de la obra a un grupo de expertos internacionales y nacionales.

En una columna en el diario El Tiempo, Peñalosa volvió a fustigar la decisión de construir un corredor verde que cambiará el diseño inicial y será reemplazado por un nuevo modelo en donde se privilegiará a peatones, ciclistas y el transporte limpio, es decir, de un sistema masivo eléctrico, proyecto global que se conocería en septiembre, según los planes del IDU, y que será sometido a la discusión ciudadana, como lo ha prometido la alcaldesa López.

Pero para Peñalosa el denominado corredor verde es un error: “Habrá más buses que ocuparán más espacio”, dijo el exmandatario en su columna. Para el exalcalde, un sistema de estaciones al centro de la vía, con un carril dedicado, con buses biarticulados, es la única manera de tener un sistema “que hace posible que alcancen la mayor velocidad y capacidad ocupando la menor cantidad de espacio vial” y que cualquier otra forma lo que hará es que los buses “vayan mas lentamente y, por lo tanto, que se necesiten más buses y ocupen mas espacio”.

Carrera Séptima, Bogotá / Google

En cálculos de Peñalosa en su columna, un TransMilenio de buses biarticulados moviliza unas 30 veces más personas que un carril de carros sin trancón, y 80 veces mas gente cuando hay trancón gracias a su carril exclusivo.
El exmandatario dice que un sistema tipo tranvía, como el que se cree que se implementaría en el nuevo corredor verde de la Séptima, tiene una capacidad de transporte de 10.000 pasajeros hora/sentido, mientras que Transmilenio por la séptima contaba, dice el exalcalde, con una capacidad de 25.000 pasajeros hora/sentido.

Para Peñalosa ni un metro, ni un tranvía ni los regiotram (sistemas de trenes) de occidente y del norte, se acercan a dicha capacidad de transporte de pasajeros.