Enfermera que fue ingresada a UCI tras recibir vacuna de Sinovac ha convulsionado 12 veces

El caso es analizado minuciosamente por las autoridades de salud del país, por lo que es prudente esperar los resultados y no sacar conclusiones apresuradas a partir de un solo caso.

Se trata de Yeidis Pérez, de 33 años de edad, una auxiliar de enfermería que tuvo que ser hospitalizada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Juan de Sahagún, Córdoba, por presentar un cuadro de desmayo y convulsivos minutos después de haber sido vacunada china contra el COVID-19.

Yarisel Pérez, hermana de la profesional, concedió una entrevista a Caracol Radio, se refirió al hecho y argumentó que si ella hubiese sufrido de epilepsia antes, el hospital donde ella ha trabajado los últimos 11 años hubiese tenido una anotación.

“Supimos que hasta ayer estaba convulsionando, sigue internada en la unidad de cuidados intensivos. Yeidis nunca había convulsionado o tenido epilepsia, nunca había sufrido de algo así”, afirmó Yarise Pérez.

Centro de salud donde trabaja la enfermera / Google

Yarise contó que en el momento de la aplicación de la vacuna su hermana cae desmayada: “Yeidis le colocan la vacuna y al minuto dicen que ella vomita y cae desmayada. Es remitida al hospital San Juan, se demora más de una hora y media en volver, se coloca fría y morada, los doctores nos dijeron que los signos vitales eran bajos, que tocaba esperar porque esos signos no se habían visto”, manifestó.

Cuando la iban a pasar a Yeidis para la UCI —recordó su hermana—, “ella iba como reaccionando”, pero una reacción “muy horrible”. “Entonces nos dicen que le van a hacer un TAC. Como a las nueve de la noche llama el médico internista, hace entrar al esposo y a mi papá y les dice que era necesario que a Yeidis la intubaran porque tiene un problema en un pulmón”.

Los familiares de la enfermera se negaron a ese procedimiento, pese a que el especialista, según la hermana de la enfermera, dijo que había que intubarla para que no siguiera convulsionando, lo que le podría ocasionar lesiones en el cerebro. “Pero Yeidis más nunca en el hospital volvió a hablar con nosotros ni a abrir los ojos”, añadió su hermana en la emisora.

Mientras tanto, Duver Cepeda, gerente de UCI del hospital San Juan, habló con Blu Radio donde precisó que la paciente está siendo monitoreada, pues aún está soñolienta y que un grupo especializado de epidemiólogos serán los que determinen si los síntomas están relacionados o no a la aplicación del fármaco.

“Es una paciente que ingresa con cuadro de múltiples episodios convulsivo tónico crónicos generalizados, con un antecedente inmediato de la aplicación de un biológico de la vacuna SarCov2 antes de iniciar dicha sintomatología”, dijo.

“La paciente actualmente está hospitalizada en la Unidad de Cuidados Intensivos, con diagnóstico de síndrome de alteración de la conciencia y estatus epiléptico no recuperado. Sin embargo, no podemos asegurar que se trate directamente de una reacción anafiláctica a la aplicación de la vacuna, ya que esta información es motivo de estudio y análisis por parte de un grupo especializado enviado por la Secretaría de Salud Departamental”, añadió.

La vacunación continúa

A pesar del caso que ha impactado a muchos colombianos debido al estremecedor relato de Yarisel, especialistas argumentan que no se puede hacer una generalización y sacar conclusiones de este hecho, por lo que es recomendable esperar el resultado de las investigaciones que adelanta el Ministerio de Salud y continuar con la vacunación.

En la misma frecuencia radial, el epidemiólogo e infectólogo Carlos Álvarez, coordinador nacional de estudios sobre COVID-19 para la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que “en general, es muy raro” que se den reacciones alérgicas severas a la aplicación de las vacunas.

“Cuando se hacen los ensayos de las vacunas, en las tres fases se evalúa la seguridad. Y para pasar de una fase a la siguiente, cuando hay eventos severos o graves, pues es una de las razones por las cuales o se cambia la dosis o se suspende el ensayo clínico”, dijo Álvarez.

“Llegar la vacuna ha sido una de las cosas más importantes que tenemos para poder mitigar y salir más rápido de esta pandemia o cambiar de fase la pandemia”, subrayó Álvarez. “Hace un año habíamos dicho que ojalá tuviéramos vacuna, y pedíamos en varios escenarios que se trabajara en una vacuna. La buena noticia es que al final del año no tenemos una, sino que tenemos varias vacunas”.

Y terminó con un comentario dedicado a los ciudadanos en general y a los profesionales de la salud en particular. “Ahora lo que tenemos que hacer es vacunarnos, y vacunarnos totos lo más rápido posible. La razón de ser de este programa de vacunación es que a las personas les vaya mucho mejor de la situación que estamos. El beneficio de la vacunación contra COVID-19 supera de manera extraordinaria cualquier riesgo que se pueda presentar”.