Encuentran la que sería una carta escrita a Jesuscristo hace 1.800 años en el sarcófago de una niña

Se encuentra plasmada en el sarcófago de una niña de tres años y tendría la referencia más antigua a Jesucristo.

En el sitio arqueológico de Viminacio, en Serbia, fue encontrada una lámina de plata que tendría inscrita la referencia más antigua a Jesucristo.

Según detalló el sitio informativo Novosti, el objeto fue hallado en uno de tres sarcófagos de plomo que fueron excavados en dicha zona.

La escritura fue realizada en una lámina de plata, un objeto ubicada en uno de los tres sarcófagos de plomo ubicados en Viminacio, un antiguo campamento militar romano de gran valor estratégico.

Sitio arqueológico donde fue encontrada la carta ubicado en Serbia / Twitter

La lámina, de 5,3 centímetros de largo, 3,5 de ancho y solo 0,1 milímetros de grosor, estaba en la tumba de una niña de unos tres años, comunicó el director del Instituto Arqueológico de Serbia, Mionir Korac.

La carta estaba plegado siete veces sobre sí misma. Al desplegarla, los arqueólogos pudieron descifrar las letras griegas hi, teta, ni y ro. Esos trazos, en forma de caracteres, forman la palabra HRIS.

Esta inscripción, según detalló el investigador Mionis Korac, es un mensaje para que, los denominados “poderes superiores”, protejan a la difunta en su viaje al inframundo luego de la muerte.

Korac también señaló que encontraron en la sepultura monedas que permitieron datar el manuscrito hacia el fin del siglo II o principio del siglo III.

Por eso la hipótesis de los arqueólogos es que “si se confirma que la lectura de la palabra HRIS es correcta, entonces es la mención más antigua de Cristo”.

Por otra parte, el sarcófago donde estaban los restos del cuerpo de la niña tenía una decoración con cruces en forma romboide y una estrella conformada por el entrecruzamiento de cuatro líneas bien delineadas.

Este símbolo siempre fue asociada con los paleo cristianos, un estilo de arte realizado en los primeros cinco siglos de nuestra era.

Korac dijo que había que tener presente “que el cristianismo era diferente al de hoy, era un conjunto de sectas muy diversas y los gnósticos místicos, cuyos anillos también encontramos en Viminacio, se consideraban cristianos”.

Sarcófago con símbolos paleocristianos en Serbia / Twitter

La niña que tenía en su sarcófago la inscripción con la palabra Cristo, habría nacido en Oriente Medio, por eso el material del objeto de su tumbo, aunque era muy común en Jerusalén, no era común en Viminacio.

Por último, el ajuar funerario,compuesto por diversas joyas de oro, tampoco era habitual entre los romanos que catalogaban esa costumbre como algo ligado a la cultura bárbara.