En medio de manifestaciones policías habrían abusado sexualmente a tres mujeres en un CAI

La ONG Temblores publicó un comunicado detallando lo sucedido en un CAI de la localidad de La Candelaria, en el centro de Bogotá.

En medio de las manifestaciones por el homicidio del abogado Javier Ordóñez a manos de policías en un procedimiento de abuso de autoridad, tres jóvenes mujeres habrían sido abusadas sexualmente por un policía dentro de un CAI.

Según denunció la ONG temblores a través de un comunicado compartido en Twitter, las jóvenes fueron interceptadas para una requisa por supuesta posesión de marihuana en el barrio Villa Luz, cerca a la Avenida Boyacá, sostiene la ONG.

Las mujeres, cuyas edades oscilan entre 22 y 23 años, fueron trasladadas por dos policías hasta el centro de detención pues la requisa debía realizarla una oficial del mismo sexo, es decir una mujer.

CAI San Diego, centro de Bogotá / Google Maps

Sin embargo, lo que llama la atención del caso es que las jóvenes terminaron en el CAI San Diego, ubicado en la localidad de La Candelaria, al centro de la ciudad de Bogotá, muy lejos del lugar donde las detuvieron.

En ese lugar, estando solas con los policías, éstos habrían empezado a realizarles preguntas acosadoras a las víctimas: “¿cómo vamos a arreglar?”. Y comenzaron a manosearle sus partes íntimas por encima de la ropa.

El acosos hacia las mujeres por parte de estos patrulleros habría terminado hasta que llegó la uniformada de requisarlas, con la que las jóvenes se quejaron, pero dicen haber recibido agresiones verbales y físicas a cambio.

Luego les habrían quitado sus celulares con el pretexto de revisar que no fueran robados, pero dicen que borraron videos y fotografías que los comprometían. Todo esto hasta que el novio de una de las denunciantes llegó al sitio.

La ONG asegura que para dejarlas libre tuvieron que pagar 150.000 pesos que le exigían, lo que también compromete a los policías con un delito de soborno además de abuso y acoso sexual, violencia verbal, detención arbitraria.

Esta misma semana también se llevó a cabo una protesta feminista frente a la sede de una EPS en la capital por la presunta violación que denunció una mujer por parte de un ginecólogo. En este caso también tuvo que intervenir el ESMAD.