Elecciones de 2022 en Colombia ¿la revolución de los muertos vivientes?

El anuncio del registrador Vega y las denuncias por personas fallecidas inscritas para votar aumentan temores de fraude electoral

Desde que el Registrador Nacional, Alexander Vega, anunció que hay 5 millones de Colombianos más que podrían participar en las elecciones de 2022, han crecido las denuncias sobre ‘muertos vivientes’ que están inscritos para votar a pesar de llevar, muchos de ellos, más de 10 años de fallecidos.

Uno de los casos que llama la atención es el de Juan Carlos Urango, quien tras el escándalo decidió buscar el número de cédula de su suegra, fallecida en 2004. En la consulta en la Registraduría se encontró con la sorpresa de que familiar está habilitada para votar en en la mesa N° 14 del puesto de votación Promoción Social de Cartagena.

Como el caso de Juan Carlos hay cientos más que han decidido buscar en la página de la Registraduría a sus familiares, encontrando abuelos, padres, tíos y hasta hermanos que ya murieron pero que están listos para participar en los comicios de Marzo en una escena que bien podría ser parte del apocalipsis zombie.

Una de las voces que más se han hecho escuchar es la de congresistas de oposición como Wilson Arias y Gustavo Bolívar, quienes encendieron las alarmas en torno a la posibilidad de fraude y la manera en que se deben prevenir los delitos electorales.

El agravante es que en esta ocasión, la posibilidad de delitos no está en las candidaturas sino en el organismo que debería controlar los delitos y garantizar una elecciones limpias. Sin embargo, la frase de Vega fue contundente y parece lapidaria: «Quien sienta que le van a hacer fraude, no debería presentarse».

Por esta razón hay varios llamados a la ciudadanía para que se establezcan equipos de veeduría a las elecciones y que se sumen a la veeduría internacional que hará la Unión Europea y otros organismos internacionales.