El fajardismo se fue contra Isabel Cristina Zuleta y Ríos Vivos

Daniel Duque y Camilo Calle parecen ser los enviados de Sergio Fajardo para atacar a la lider ambientalista de la región de Ituango.

Recientemente Daniel Duque y Camilo Calle han trinado y aparecidos en redes sociales con varios mensajes en contra de Isabel Cristina Zuleta y contra el Movimiento Ríos Vivos a quien ella representa.

Curiosamente estas manifestaciones aparecen justo cuando el candidato Sergio Fajardo decide comenzar en firme su campaña a través de las mismas redes sociales.

Una de las defensoras de Daniel Duque y Camilo Calle es Angélica Lozano, esposa de Claudia López que ha manifestado que al único hombre que admira se llama Sergio Fajardo y no ha escatimado en esfuerzos para limpiarle el camino en su carrera hacia la presidencia en 2022.

El pasado 3 de Junio, el concejal verde anunció la llegada de una carta, firmada por una veintena de personas en la que se afirma que EPM sí le ha cumplido a los afectados por Hidroituango y pretende desautorizar a Isabel Zuleta como representante del Movimiento.

Sin embargo, la cantidad de población firmante es mínima si se compara con las cifras totales de la población de Valdivia. Según el censo en 2018 la Población Urbana: eran unos 3.637, y Población Rural: 10.164. Además, Ríos Vivos nunca ha dicho representarlos a todos y tampoco ha negado que EPM haya respondido a algunos de los afectados.

Aunque Duque afirma no ser fajardista, son varios los trinos en los que deja ver su admiración por Fajardo, que es más notoria porque es uno de los pocos que replica los trinos del desprestigiado exgobernador, que se ha negado a hablar con Ríos Vivos.

Las comunidades invitaron a Fajardo a conversar sobre los problemas generados por Hidroituango y buscar salidas a la crisis, lastimosamente el exgobernador y exalcalde se ha negado a hacerlo. Parece ser que no contaba con que se habilitara un diálogo directo, lo que afecta la imagen ya desfavorecida de Sergio.

Así las cosas, la carta difundida por Daniel Duque, y multiplicada por medios de información deja muchas dudas, sobre todo porque se publicita en un momento en el que Ríos Vivos avanza en estos diálogos y acercamientos que también incluyen a la Junta Directiva de EPM.

Vale la pena recordar que una estrategia con firmas y cartas desautorizando a líderes que se oponen a las afectaciones ambientales y sociales de los grandes proyectos ya ha sido utilizada en otras regiones del departamento.

Se pude mirar por ejemplo el caso de los territorios de comunidades negras en Jiguamiandó y Curvaradó, colindantes con el municipio del Carmen del Darién, muy apetecido por empresarios antioqueños. En ese caso se han implantado consejos comunitarios, elegidos por la población urbana (mínima parte) que son inflados por los políticos-empresarios en esas regiones.

En el caso del diputado Camilo Calle la situación es similar, aunque no niega que sea fajardista y que esté impulsando la carrera de ese candidato a la presidencia en el departamento.

Una de las grandes críticas que se le hacen desde las organizaciones sociales a este tipo de personajes de la política es que pretendan avanzar con los mega proyectos, sin importar lo que está escondido bajo la tierra.

Una de las luchas de Ríos Vivos es por encontrar a los desaparecidos, pero Camilo Calle parece no ver este problema y pretende que HidroItuango siga avanzando por encima de las víctimas. Esta actitud es calificada como una revictimización, pues no se reconocen lo que es evidente.

Vale la pena recordar que, según cifras aproximadas de organismos de DDHH los desaparecidos en la región de Ituango suman cerca de 3000, las masacres y en la biografía de esa región se cuentan las masacres del Aro y la Granja.

Estos hechos muestran una realidad innegable, Hidroituango causó afectaciones ambientales graves, las violaciones de DDHH y el paramilitarismo que sigue presente, han dejado una estela de víctimas que no se puede desconocer.

No haberse sentado a dialogar con las víctimas y los campesinos deja muy mal parados a los gobernantes anteriores, tal vez ello explique la arremetida del fajardismo contra Isabel Zuleta y contra Ríos Vivos.