“El chisme es una plaga peor que COVID-19”: papa Francisco

El Pontífice ha sido uno de los más duros críticos del chisme. Este domingo se salió de su discurso para volver a llamar la atención sobre lo que él llamó "peste más fea”.

Papa Francisco suele mostrarse contrario a los rumores que circulan sobre la Iglesia. Ha criticado esto durante varias de sus alocuciones. Ha dicho cosas como que los medios de comunicación busquen siempre la verdad, citando el octavo mandamiento católico, que dice “no darás falsos testimonios ni mentirás”.

Este domingo volvió a referirse al tema. Durante su reflexión dominical sobre el texto del Evangelio, que hablaba sobre la necesidad de corregir a los demás en privado, Francisco reflexionó: “Si algo sale mal, ofrece silencio y oración por el hermano o la hermana que se equivoca, pero nunca chismorrees”.

El pontífice se desvió de su texto preparado para redoblar el ataque contra el chisme, particularmente dentro de las comunidades eclesiásticas e incluso dentro de la burocracia del Vaticano. Francisco no dio detalles durante su bendición semanal, pero comentó que el diablo es el “chismoso mayor” que busca dividir a la iglesia con sus mentiras.

Google

“Por favor, hermanos y hermanas, tratemos de no chismear”, dijo. “El chisme es una plaga peor que el covid. Peor. Hagamos un gran esfuerzo: ¡no chismes!”.

La pandemia también ha sido frecuente del papa Francisco en los últimos meses; la semana pasada llamó la atención sobre las “otras pandemias” la del hambre que se pasa por alto; días después habló sobre la desigualdad y criticó “la economía enferma”.

No es la primera vez que Francisco hace comentarios tan fuertes sobre los chismes: en 2016, advirtió a los sacerdotes y monjas que no alimentaran el “terrorismo de los chismes”, alentándolos a resistir la tentación de difundir voces e historias dentro de su comunidad.

“Si sientes la necesidad de decir algo en contra de un hermano o una hermana, de lanzar una bomba de chismes, ¡muerde tu lengua! ¡Duro!” dijo.

Volvió al tema en noviembre de 2018 y les dijo a los peregrinos en la Plaza de San Pedro que el chisme mata “porque la lengua mata, como un cuchillo”, según un comunicado emitido en ese momento por Vatican News, el sitio web oficial de prensa de la santa sede.

El Papa ha señalado en varias ocasiones, pero particularmente desde que comenzaron los desconfinamientos, que “nadie se salva solo”. “Hemos entendido que toda elección personal recae en la vida del prójimo, de quienes nos rodean pero también de quienes, físicamente, están al otro lado del mundo”. Y añadió: “Nos mostró la grandeza de la ciencia pero también sus límites”.

La pandemia cambió radicalmente la forma en que opera el Vaticano, lo que obligó al papa a celebrar la misa del Domingo de Ramos en una iglesia vacía. Después de meses de restricciones, los fieles regresaron a la Plaza de San Pedro en la Ciudad del Vaticano a fines de mayo.

Francisco celebró su primera audiencia pública desde que comenzó la pandemia el miércoles y utilizó el evento para llamar a la solidaridad en la lucha contra el COVID-19.