Ejército venezolano habría asesinado a humilde familia y los presentó como ‘falsos positivos’

Este viernes, 26 e marzo, se conocieron detalles del conflicto librado entre disidentes de la FARC y la Fuerza Armada venezolana en el estado Apure, fronterizo con Colombia, donde varias familias inocentes terminaron afectadas.

Raiza Isabel Remolina, residente de la zona, manifestó que miembros de las Fuerzas Especiales de la Guardia Nacional Bolivariana (FAES), fueron los autores del asesinato de cinco miembros de su familia el pasado jueves 25 en El Ripial.

El testimonio fue de la mujer fue compartido en Twitter por el periodista venezolano Junior Parra, y en éste, Remolina indicó que las FAES sacaron a su familia de su casa, ubicada en el barrio 5 Julio, y posteriormente aparecieron muertos en El Ripial con ropa de guerrilleros, armas y granadas.

Asimismo, Remolina exigió justicia para su familia. “Ellos no eran guerrilleros, eran gente luchadora y trabajadora. No muestran todo lo que ha sucedido”.

El comunicador denunció a través de su perfil en la red social Twitter, que habitantes de El Ripial denunciaron que una familia fue masacrada por la GNB y luego estos crearon un falso positivo al colocarles granadas y vistiéndolos de guerrilla.

“Voy con información de la familia que masacraron ayer en Apure. Familiares me aseguran que no eran guerrilleros, me cuentan que se dedicaban al trabajo del campo. Me dicen que militares venezolanos llegaron a las casas, revisaban y sacaban a las familias, se las llevaban y las regresaban, sin embargo, a esta familia no, se las llevaron del barrio 5 de julio, en pleno pueblo de La Victoria (donde vivían) y aparecieron muertos en El Ripial“, posteó Parra.

A este testimonio se suma el de Fabiola Álvarez, familiar de las víctimas, quien denunció el hecho y dijo que fue “una masacre. Fue un falso positivo. Jamás fueron guerrilleros. Quiero que esto pare, que haya justicia y se respeten los derechos humanos”, afirmó.

En tanto, se conoció que subió a 4 mil el número de venezolanos que ha huido del país hacia la localidad colombiana de Arauquita por los enfrentamientos armados entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y presuntos disidentes de las FARC que iniciaron el pasado domingo 21 de marzo.

El pasado martes José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch, reportó más de 3.000 desplazados desde que inició el conflicto.

Allanamientos y detenciones

Los allanamientos y las detenciones arbitrarias también fueron advertidas por la Fundación de Derechos de los Llanos que informó sobre allanamientos en la zona de El Ripial, así como detenciones arbitrarias y saqueos a pequeños comercios en la población de La Victoria, según publicó el medio local El Nacional.

Un informe de la agencia de noticias AP recoge denuncias de habitantes de Apure que se movilizaron a Colombia por maltratos por parte de los mismos militares venezolanos.

Según la Alcaldía de Arauquita hay habilitados en esa localidad 15 albergues donde las personas que huyeron son atendidas con la ayuda de organizaciones sociales y agencias internacionales como la oficina Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Colombia.