Donald Trump tuvo que refugiarse en un búnker por protestas frente a la Casa Blanca

Agentes del Servicio Secreto tuvieron que llevar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y a su familia a un búnker en la Casa Blanca durante la noche del viernes por las protestas frente la mansión presidencial.

Trump estuvo casi una hora en el búnker, diseñado para su uso en emergencias como ataques terroristas, según manifestaron fuentes de la Casa Blanca que no estaba autorizados a comentar de forma pública cuestiones privadas, y que hablaron bajo condición de anonimato.

La repentina decisión de los agentes del Servicio Secreto reflejó el tenso ambiente en la Casa Blanca, desde donde se podían escuchar los cánticos de los manifestantes en el Parque Lafayette durante todo el fin de semana.

Las manifestaciones en Washington se tornaron violentas y parecieron tomar a las autoridades por sorpresa, por lo que provocaron una de las mayores situaciones de alerta en el complejo de la Casa Blanca desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Trump ya ha manifestado a sus colaboradores que teme por su seguridad, y ha elogiado de forma pública y privada la labor del Servicio Secreto por protegerlo dentro de su mansión fortificada el viernes por la noche, diciendo que no podría haberse sentido “más seguro”.

La decisión de trasladar físicamente al presidente se produjo cuando los manifestantes se enfrentaron a los agentes del Servicio Secreto fuera de la Casa Blanca durante horas el viernes, gritando, arrojando botellas de agua y otros objetos a la fila de agentes, e intentando romper las barreras metálicas.

Por momentos, la multitud superó las barreras de metal y comenzó a empujar a los agentes y sus escudos antidisturbios. El Servicio Secreto reemplazó continuamente las barreras durante la noche a medida que los manifestantes se las llevaban.

Al día siguiente, Trump viajó a Florida para asistir al primer lanzamiento espacial tripulado desde Estados Unidos en casi una década, y regresó a una Casa Blanca casi bajo asedio, con manifestantes reunidos a unos cientos de metros durante buena parte de la noche.