Desde Rusia sostienen que 20 países ya pidieron la vacuna contra el Coronavirus

La primera vacuna del mundo contra el Coronavirus fue registrada este martes en Rusia, según anunció Vladimir Putin.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció este martes 11 de agosto que su país que ha registrado la primera vacuna en el mundo para combatir la COVID-19.

En palabras del máximo mandatario del Kremlin, la vacuna es “eficaz y permite lograr una inmunidad estable contra la enfermedad”. Además, ha apuntado que su hija ha sido una de las primeras personas en haber sido vacunada y solo ha tenido un poco de fiebre.

Mientras tanto, el Fondo de Inversión Directa de Rusia ha recibido solicitudes de más de veinte países para la compra de 1.000 millones de dosis de la vacuna rusa contra el virus, comunicó el titular de la entidad, Kiril Dmítriyev, citado por la agencia TASS.

“Vemos un gran interés en el extranjero por la vacuna rusa desarrollada” por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, y “hemos recibido solicitudes preliminares de 20 países para la compra de más de 1.000 millones de dosis de la vacuna”, dijo Dmítriyev.

La producción industrial comenzará en el mes de septiembre y estará disponible para su reparto a los países que la soliciten para enero de 2021, según apuntan desde el Gobierno ruso.

Vladímir Putin y Kiril Dmítriyev / Google

De momento se desconoce qué países han realizado las solicitudes, aunque Dmítriyev subrayó que Rusia ha acordado producir su vacuna en cinco naciones y que espera recibir la aprobación para la producción del fármaco en varios Estados latinoamericanos para noviembre.

La vacuna

Creada de forma artificial, sin ningún elemento del Coronavirus en su composición, la vacuna se presenta en forma liofilizada, como un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y luego administrarlo por vía intravenosa.

En los ensayos clínicos de la vacuna, que tenían como objetivo evaluar su seguridad y los efectos en el organismo, participaron un total de 76 voluntarios.

Los médicos dieron la investigación por exitosa y concluyeron que la vacuna es segura: al final del proceso “todos los voluntarios tenían inmunidad”.

Yelena Smoliarchuk, directora del Centro de investigación clínica sobre medicamentos de la Universidad Séchenov, afirmó que la protección máxima se alcanza tres semanas después de la inyección, cuando se desencadena la respuesta del sistema inmunológico.

La OMS pide cautela

La vacuna ofrece dudas en algunas autoridades sanitarias por la precocidad con la que se ha puesto en marcha, como el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, que ha sentenciado:

“Estamos animados por la rapidez en que se están desarrollando las vacunas, pero esperamos que sean seguras y eficientes”. También se pide cautela porque debe pasar todos los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

Intereses geopolíticos

Además, otras versiones hablan de que la velocidad con la que se ha registrado esta vacuna por parte de Rusia atiende a intereses geopolíticos, tomando como pista el nombre con la que se ha bautizado esta vacuna, Sputnik V.