Denuncian que inescrupulosos estarían exigiendo dinero para asignar camas UCI en Bogotá

Autoridades piden a los afectados que interpongan las denuncias correspondientes con el fin de que se eviten acceder a estos ofrecimientos.

Un millón trescientos mil pesos cobraron intermediarios para supuestamente ayudar a conseguir un cupo en una unidad de cuidado intensivo (UCI) a personas cuyo familiar fue remitido a estas instalaciones.

Según manifestó RCN Radio, el pasado martes 5 de enero en urgencias del hospital Mario Gaitán Yanguas, del municipio de Soacha, fue recibido un paciente diabético y con dificultades para respirar.

La denunciante, quien pidió no revelar su identidad, asegura que en el hospital se les informó que su familiar debía ser remitido a una UCI en Bogotá, debido a que en ese centro de salud no contaban con una.

Aunque les indicaron que iniciarían el trámite con la EPS, la mujer dice que “en la parte administrativa nos dijeron que para poder ubicar una UCI se necesitaba o bien palancas o bien ‘ayuditas’ para poderla conseguir lo más rápido posible”.

Mientras esperaban que se hiciera efectiva la remisión del paciente recibieron una llamada en la que les explicaban con mayor detalle que debían hacer un pago si querían un traslado oportuno.

Hospital Mario Gaitán Yanguas / Google

En la comunicación, que quedó grabada, se escucha la voz de un hombre intentando justificar el cobro: “Estas son vainas de adentro, si me entiende. Todos son movimientos yo tengo que hacer movimientos y yo no me estoy ganando nada y quiero ganar nada porque a mí me interesa la vida de las personas”, se escucha en la grabación.

En otra llamada que, asegura la familia del paciente, hicieron desde el propio hospital les indicaron que ya habían encontrado en Bogotá una cama UCI disponible. Para hacer el traslado debían pagar 500.000 pesos, y por la gestión, 800.000 pesos más.

En esta ocasión es una mujer la que habla: “Ellos cobran 500 más la hora de lo que se demoren de aquí sacándolo y entregándolo. Más o menos le redondeo 800.000 pesos; apenas confirmen, ellos buscan donde lo van a meter, el traslado de él es más o menos una hora y allá es otra hora para la apertura de la historia y que lo ingresen de una vez a UCI”.

El primer pago se debía hacer cuando llegara la ambulancia a recoger el paciente. El resto antes de ingresar al hospital en donde estaba disponible la Unidad de Cuidado Intensivo.

“Todo depende de lo que usted me diga, sí o no, para saber a dónde lo mando”, agrega la mujer de la segunda llamada. Finalmente, y a pesar de la presión de saber que se trataba de la salud de un ser querido, no accedieron al pago.

“Nosotros no contábamos con toda la plata y tampoco nos parecía que estaba bien lo que estaban haciendo y por eso dimos aviso a la Superintendencia (de Salud) y nos comunicamos con Famisanar para que se empoderara del caso y nos ayudara”, agrega la denunciante.

Alexandra González Moreno es la gerente del hospital Mario Gaitán Yanguas. Asegura que no conoce de los hechos que hasta el momento se hacen públicos.

“No hemos recibido a la fecha de manera verbal y/o escrita algún tipo de denuncia de esta actividad”, señala la médica González al afirmar que el procedimiento de atención a los usuarios “es público y no se cobra dinero ni a los pacientes, ni a familiares”.

Aprovechando la situación y abusando de los pacientes

Denis Silva vocero de la organización Pacientes Colombia, asegura que en medio de una situación como la que atraviesa el país, con un nuevo incremento en el contagio de COVID-19, hay personas que se aprovechan de los pacientes y de sus familias.

Señala Silva que estas personas, de forma “inescrupulosa, fungen como intermediarios para poder conseguir una cama, recordemos que el nivel de corrupción dentro del Sistema de Salud en muchos casos ha existido con la participación de organizaciones de pacientes, EPS y algunas IPS que se prestan para estos carteles”.

Francisco Castellanos, director de la organización Defensa del Paciente, dice que es posible que haya un subregistro de casos pues “puede llegar a suceder que las familias, en su desesperación en su angustia, quieran acceder a este tipo de peticiones de dinero, pero la invitación y el llamado que hacemos es a todo lo contrario, a que denuncien y las autoridades sanitarias deben estar alertas también”.

Alexandra González Moreno, gerente del hospital Mario Gaitán Yanguas / Google

Finalmente, el paciente fue remitido y hoy se encuentra bajo estricta vigilancia médica en una UCI de Tocancipá.

“Si bien es cierto Colombia tiene algunas trabas en el servicio de salud, hay personas que realmente son corruptas y se aprovechan de las circunstancias”, puntualiza Claudia.

Los servicios médicos y especialmente la asignación de las unidades de Cuidado Intensivo son responsabilidad de las secretarías de salud a través de los comités reguladores de emergencia. Es un servicio regulado y no requiere pagos a intermediarios. Según lo indicaron en la Secretaría de Salud de Bogotá no han recibido denuncias de este tipo | RCN Radio