Corte Suprema discute si manda a Uribe a pagar condena en la cárcel o en su casa

Magistrados de la Corte Suprema de Justicia se reunieron virtualmente para evaluar la situación jurídica del senador Uribe.

A lo largo del día los integrantes de la Sala de Instrucción trabajaron en la investigación que adelantan contra el expresidente por los delitos de fraude procesar y soborno de testigos.

Por eso, la reunión de este jueves tenía el objetivo de analizar la ponencia del magistrado César Reyes, quien lidera el proceso desde mayo de 2019, y que puso sobre la mesa la posibilidad de que Uribe sea detenido.

Pero esa no es la única opción, son tres caminos: imponerle una medida de aseguramiento —que puede ser en prisión o domiciliaria—, permitirle que siga en libertad mientras se le investiga o que se archive el proceso si las pruebas no son suficientes para avanzar.

La Corte Suprema analiza alrededor de 27.000 horas de grabación, además de testimonios y declaraciones de exparamilitares y otras personas que han comparecido ante el alto tribunal desde octubre pasado, cuando también se dio la inédita indagatoria del expresidente.

La suerte de Uribe está en manos de los magistrados Héctor Alarcón, presidente de esa Sala; Marco Rueda, Francisco Farfán y Misael Rodríguez. En la discusión no entra Cristina Lombana, que está impedida.

Magistrados que definirán la suerte de Uribe, exceptuando a Cristina Lombana / Google

Sin embargo, cerca de las 6:00 de la tarde levantaron la sesión sin una decisión de fondo y reprogramarán el debate para otro momento.

La decisión que tomen también acoge al representante a la Cámara del Centro Democrático Álvaro Hernán Prada, vinculado en el proceso, que comenzó cuando se conocieron ofertas ilegales a exparamilitares para que dieran testimonios que favorecieran a Uribe.

Esa investigación se inició en julio del 2018, luego de que el entonces magistrado José Luis Barceló decidió llamarlo a indagatoria al encontrar que, presuntamente, Uribe estaba intentando ‘torcer’ el testimonio de testigos para que se retractaran de afirmaciones en las que lo señalaban de promover el paramilitarismo en Antioquia, y para que inculparan a Iván Cepeda de estar fabricando testigos en su contra.

La defensa de Uribe

En medio de las investigaciones, Uribe ha dicho que desconocía de los pagos a testigos que estaba haciendo Cadena. El exabogado de Uribe, quien ha dicho que esos pagos no eran sobornos sino ayuda humanitaria y subsidios, ha ratificado esa versión, afirmando que el senador Uribe en ningún momento supo de esos dineros.

“Álvaro Uribe Vélez desconocía, yo no diría pagos, sino subsidios […] No se lo dije porque no consideré relevante hacerle saber esto. Cuando él sabe, él me dice que eso no lo hubiera autorizado”, dijo Cadena en una entrevista radial en octubre del año pasado.

Sobre las afirmaciones del exparamilitar Carlos Enrique Vélez, quien ha dicho que Cadena le dio dinero para que declarara a favor de Uribe y en contra de Cepeda, la defensa tiene un audio de una audiencia del primero de diciembre del 2016, en la Corte Suprema de Justicia, que se dio en una investigación contra el excongresista Mario Uribe Escobar. En esa diligencia, dice la defensa de Uribe, Vélez habló de reuniones con Iván Cepeda en las que se dijo que “había que colaborar con embalar a los Uribe”.

En su defensa ante la Corte, en la que Uribe es representado por el abogado Jaime Granados, se asegura que no se cumplen ni los presupuestos probatorios ni los requisitos para ordenar una medida de aseguramiento. Y si la Corte decidiera una medida de este tipo, la defensa ha pedido que no sea restrictiva de su libertad.

En la imputación, según dijo la defensa, no se encontraron indicios graves en ninguno de los seis eventos que relacionó la Corte en el expediente. Tres de ellos están relacionados con las visitas de Diego Cadena a testigos en las que la defensa sostiene que, según las interceptaciones, queda claro que Uribe “no conocía que había aspectos inusuales en la interacción de su abogado Cadena con Monsalve y con su esposa” y dijo que si se habían hecho acercamientos con Monsalve, era porque supuestamente él había manifestado un interés de retractarse de lo que había dicho contra Uribe, sin ningún tipo de presión.

Diego Cadena y Álvaro Uribe / Google

Otros dos eventos investigados por la Corte tienen que ver con el supuesto contacto con el narco Juan Carlos ‘el Tuso’ Sierra, en Estados Unidos, para que supuestamente hiciera declaraciones falsas a favor de Uribe y desacreditara a Juan Carlos Meneses, testigo contra Uribe y su hermano.

En ese caso, la defensa de Uribe ha dicho que el contacto con ‘el Tuso’ se dio por información que tenía el diputado Roque Arismendi, quien supuestamente conocía que “el narcoparamilitar decía que mientras estaba detenido en los Estados Unidos fue objeto de ofrecimientos por parte de Iván Cepeda y Piedad Córdoba a efectos de que declarara en contra del expresidente”.