Corea del Norte decomisa perros para volverlos carne para restaurantes

El líder de ese país, Kim Jong-un, habría considerado tener mascotas como algo demasiado 'burgués'.

Los perros mascota de las familias élite de la sociedad norcoreana estarían siendo confiscados para usarlos como alimento en restaurantes y zoológicos, así lo informó el medio surcoreano ‘Chosun Ilbo’.

La medida la habría aprobado el líder Kim Jong-un como una estrategia de abastecimiento ante la carencia de alimentos que afecta a la población del país, estimada de 25 millones de personas.

De acuerdo con el mismo medio, la situación ocurre en medio del aumento del descontento social a raíz de problemas económicos. Kim habría justificado la decisión con argumentos ideológicos, pues considera que la propiedad de mascotas es una costumbre permeada por una “ideología burguesa”, recogió ‘Chosun Ilbo’.

En Corea del Norte es común comer perro / Google

En efecto, tal como explica ese medio asiático, tener animales domésticos era considerada una práctica occidental hasta 1989, cuando Corea del Norte fue la sede del Festival Mundial de la Juventud.

En ese momento, los residentes de Pyongyang, la capital norcoreana, empezaron a mostrarse con perros falderos como símbolo de estatus.

Más de 30 años después, los canes estarían siendo arrebatados de sus hogares sin ningún tipo de reparo y ante la impotencia de sus dueños, quienes, le dijo una fuente anónima al medio surcoreano, no pueden hacer mucho para detener esta carnicería.

Este tipo de medidas se están aplicando con mayor severidad luego de que el dictador Kim prohibiera, oficialmente, la tenencia de mascotas en julio de 2020, agregó ese medio.

Kim Jong-un, líder de Corea del Norte / Google

De acuerdo con la cadena británica ‘BBC’, se creía que Kim era amante de los perros porque en 2018 le regaló uno a Moon Jae-in, el presidente de la vecina Corea del Sur.

Así mismo, en 2013, el régimen de Kim hizo públicos unos videos patrióticos en los que se veía el entrenamiento de perros militares de raza pastor alemán, lo que ha levantado preguntas sobre la importancia de los canes en ese país.