Capturan a pastor cristiano que violaba a sus dos hijastras

Las dos menores eran abusadas desde que tenían cuatro y seis años. La mayor lo denunció ante la Policía.

Las víctimas son 2 niñas que actualmente tienen 7 y 9 años de edad, pero que desde 2017 venían siendo atacadas sexualmente por parte del sujeto, que aprovechaba que la mamá de las infantes salía a trabajar para cometer sus aberraciones, reportó El Tiempo.

De hecho, una de las pequeñas trató de suicidarse debido a los tratos recibidos por el hombre en cuestión, que las sobornaba a ambas con dinero y demás regalos para que estas no lo delataran, explicó Rafael Andrés Otálvaro, secretario de Gobierno de Itagüí.

“Los abusos venían ocurriendo desde 2017 y no pararon desde entonces. De hecho, estos causaron tantos traumatismos, que una de ellas intentó quitarse la vida”, explicó el secretario de Gobierno de ese municipio.

Las menores no soportaron y la mayor de ellas decidió denunciar ante las autoridades del municipio. Gracias a eso, este 20 de febrero, la Policía anunció que fue capturado el hombre de 54 años, quien además ha sido identificado como un pastor cristiano.

“Ellas denunciaron por los problemas psicológicos que tenían y la Policía Nacional informa de manera inmediata logrando la judicialización y captura de este sujeto para que responda por los delitos de acceso carnal violento con menor de 14 años”, explicó el brigadier general Pablo Ruiz, comandante Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

El hombre se encuentra con medida de aseguramiento y deberá responder por los delitos de acceso carnal violento con menor de 14 años, mientras que las infantes reciben apoyo del Instituto Nacional de Bienestar Familiar junto a su madre y hermanos.

“Hacemos un llamado desde la administración municipal de Itagüí a los padres de familia, esto es una responsabilidad en conjunto: institucionalidad-familia. Vemos hoy en día los casos que se vienen presentando, en la mayoría son el padrastro, el amigo de la mamá o el señor de la tienda. Esto hace que se les presente la facilidad, el tiempo, el espacio y la confianza para cometer estos vejámenes en contra de niños y adolescentes”, explicó Otálvaro.