AUDIO | La llamada telefónica en la que ‘Timochenko’ advierte a Mancuso que quieren matarlo

Al final de la conversación, los exjefes subversivos quedaron de encontrarse para darse un abrazo en señal de reconciliación por la paz en Colombia.

Rodrigo Londoño Echeverry, alias ‘Timochenko’, líder del partido Comunes, antiguo Farc, y el exjefe de las Autodefensas, Salvatore Mancuso, sostuvieron otra conversación telefónica que fue revelada este sábado.

Durante la llamada, ‘Timochenko’ y el exjefe paramilitar hablaron de la necesidad de reconciliar a los colombianos.

En el diálogo que el exlíder de las Farc le habla a Mancuso sobre la preocupación que tiene frente a la intensión de algún sector de querer asesinarlo: “lo más seguro es que van a buscar silenciarlo, van a buscar matarlo”.

“Cada uno tenemos una partecita de la verdad de lo que nos pasó en este conflicto, necesitamos esa verdad, esa parte que usted tiene y necesitamos que la JEP y la Comisión de la Verdad lo escuché, porque esa es la única manera que podemos destruir ese monstruo que fue la guerra en Colombia, a través de la parte que cada uno tiene de este rompecabezas ”, dijo ‘Timochenko’.

A su turno, Mancuso le manifiesta a ‘Timochenko’ que “quieren que llegue a una cárcel en Colombia para torturarme, asesinarme, porque desafortunadamente mis verdades son muy incomodas porque involucran la responsabilidad del Estado y de personas de reconocida connotación nacional”.

“Es muy importante que la JEP y las autoridades colombianas atendieran las decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos […] el Estado colombiano y el Gobierno de turno también tuvieron responsabilidad en el conflicto armado”, dijo Mancuso.

Tanto ‘Timochenko’ como Mancuso se les puede escuchar hablando de la JEP, la verdad y reparación para con las víctimas y la verdad que deben revelar todos los actores que estuvieron involucrados en el conflicto armado.

Al final de la conversación, tanto Rodrigo Londoño como Salvatore Mancuso quedaron de encontrarse para darse un abrazo en señal de reconciliación de la paz en Colombia, esa es la última frase que se escucha en la llamada.