Otro caso de “secuestro laboral” a vigilante que lleva 48 días encerrado en una bodega

Otra noticia en la que un caso de maltrato a personal de vigilancia fue dada a conocer por City TV. Este es el caso de Hélber Bolívar, de 56 años, quien lleva encerrado 48 días en una bodega y debe trabajar de lunes a lunes.

Su cama son dos sillas unidas dentro de una oficina que hay en la bodega, donde no cuenta con ningún tipo de protección. Una ventanita es su único contacto con el exterior. Por ahí su hija de 16 años le pasa alimentos.

Según el noticiero, el inmueble pertenecería a una cadena de restaurantes la cual solo le ha pagado al hombre 900.000 pesos desde que entró el pasado 26 de marzo, sin prestarle más ayudas económicas ni alimentarias.

“Me dijeron que tenía que quedarme hasta nueva orden por lo que no había quién cuidara la empresa. Dije que bueno, que no había ningún problema. Uno va contando con que me pagaran o algo, me dejaran alimentación (pero) a la semana se desaparecieron”, cuenta.

Los encargados de la bodega, después de la primera semana, se desentendieron totalmente del trabajador y no le han suministrado ni siquiera alimentos “yo prácticamente no tengo ningún recurso”, dijo el vigilante al noticiero.

El señor tampoco se plantea siquiera salir un poco, pues la puerta tiene una alarma que se activa al abrirse. “Si yo me llego a salir así o llega a pasar algo, Dios no quiera, dicen que quién sabe yo qué me llevé”, lamenta.

Por medio de la pequeña mirilla por la que atiende al periodista de City TV, Bolívar confiesa que le preocupa su trabajo porque no tiene ningún recurso adicional y responde por los gastos de su casa y de una hija de 16 años.

Se trataría de otro caso de “secuestro laboral” en lo que va de la cuarentena. Anteriormente la celadora Edy Fonseca, estuvo ‘retenida’ en un edificio al norte de Bogotá obligada a dormir en un sofá y a alimentarse con $15.000 diarios.