Antes de su asesinato, Juliana estaba reuniendo dinero para cumplir su más anhelado sueños

Desde hacía 2 años, Juliana había llegado a Miranda (Cauca) para cumplir el sueño que tanto anhelaba tener con su pareja, Francisco Larrañiaga.

Juliana Giraldo Díaz, de 38 años, era oriunda del municipio de Jamundí, en el Valle, y desde hace unos dos años había llegado a Miranda, en el norte del Cauca, donde vivía con su pareja, Francisco Larrañiaga.

En esa población pensaban juntos salir adelante y montar su propio negocio. Querían tener un salón de belleza.

“Ellos trabajaban vendiendo pollos y gallinas; estaban reuniendo los recursos para poder montar el salón de belleza”, contó Andrés Romero, defensor de derechos humanos y líder de la población LGBTI en esa población del norte de Cauca.

Juliana junto a su pareja, Francisco Larrañiaga / Twitter

Andrés llegó hasta la vereda Guatemala minutos después que un soldado disparara su fusil contra Juliana, quien murió en el lugar de los hechos.

“Cuando yo llegué estaban haciendo el procedimiento del levantamiento del cuerpo. Pude evidenciar que la señalización del supuesto retén no estaba. No había conos ni nada que lo demarcara”, expresó Romero.

Juliana se movilizaba con su pareja y dos personas más en un vehículo cuando los militares salieron sobre la vía y les empezaron a gritar que se detuvieran. De acuerdo a la versión de Jorge Salamanca, uno de los ocupantes del carro, un soldado empezó a disparar.

“Yo me agaché y el soldado empezó a disparar varias veces; cuando me levanto, me doy cuenta que le había disparado a la muchacha que estaba delante mío”, aseguró Salamanca.

Por su parte, Gloria Díaz, madre de Juliana, pudo conseguir a través del consulado un vuelo humanitario que la traerá desde España a Colombia, para que pueda despedir a su hija.

“Hace 15 días había hablado con mi hija y me mostró un video de cuando fue a traer a su perro a Jamundí. Lo que sí sé es que estaba preocupada por hacer unos trámites para tener su cédula”, puntualizó la madre de la víctima.

Mientras tanto, el soldado que disparó su arma contra Juliana fue dejado a disposición de la Fiscalía, entidad que avanza en las investigaciones para esclarecer los hechos.

En el departamento del Cauca, de acuerdo con las autoridades, son más de 400 los homicidios en lo corrido del año, 57 de estos contra líderes sociales.