Amigo de Javier Ordóñez, único testigo del crimen, denuncia que policías lo amenazaronn de muerte

En una carta enviada al fiscal general, el hombre que estuvo en el CAI con el abogado la noche de los sucesos, dice que fue amenazado por los policías.

Un nuevo elemento se suma a la historia del asesinato de Javier Ordóñez, a manos de la Policía en Bogotá, el pasado 9 de septiembre: una carta que envió al fiscal general el amigo y testigo del crimen, que estaba con el abogado la noche y madrugada de su muerte, conducido al CAI con él y, según dice, amenazado de muerte por los policías vinculados al proceso.

“Tengo mucho miedo por mi vida, siento que me pueden matar. Por lo que me pueda suceder, hago responsables a los patrulleros Juan Camilo LLoreda y Damián Rodríguez. Quiero dejar constancia que no tengo ningún enemigo diferente a los policías que me han amenazado”, le escribió el testigo a Barbosa.

En la misiva, el hombre narra parte de los hechos ocurridos esa madrugada: “Al manifestarles a los policías repetidas veces que no golpearan más a Javier Ordóñez, el patrullero Lloreda me da un puño en la cabeza, Rodríguez me insulta y me dice que me calle, que tiene todos mis datos y que saben cómo ubicarme”.

Justamente cuando lo envían a la URI, dice el testigo en la carta, es que supuestamente le hacen una advertencia: “Se me acerca otro policía, al pegarme una patadita en el pie me dice que recuerde que tienen todos mis datos”, escribe el amigo de Ordóñez.

Suministrada

El testigo ha sido clave en la investigación ya que ha entregado testimonio de lo que sucedió en ese lugar, cuando los uniformados que habían reducido al estudiante de derecho, lo golpearon en la cara, en el pecho y en el estómago.

Cuando el estado de salud de Ordóñez era deplorable, señalaron los investigadores, los policías del CAI trasladaron al amigo a una URI de La Granja, para judicializarlo por agresión a servidor público, y evitar que siguiera presenciando los excesos de los patrulleros.