Aclaran que video de hombre que bebe jugos en un D1 no fue en Medellín

El hecho, que incluso generó el pronunciamiento del mismo alcalde Daniel Quintero, al parecer sucedió el el municipio de Belén de Umbria, Risaralda.

La cadena de supermercados D1, confirmó que el hecho se presentó en una tienda de Belén de Umbría en el departamento de Risaralda, y no en el sector de Belén, de la ciudad de Medellín, como en un principio se pensó.

“Contrastando el video con nuestras cámaras de seguridad, se pudo establecer que los hechos sucedieron en nuestra tienda de Belén de Umbría en Risaralda” aclaró la cadena de supermercados a través de un comunicado.

“Hemos entrado en contacto con la Policía de este departamento para identificar a la persona del video e instaurar las acciones legales por su irresponsable atentado a la salud pública”, confirmó la empresa.

CP

El video causó en la mañana de este domingo indignación hasta del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, que en redes sociales se refirió a este tema pidiendo a las autoridades la máxima celeridad en la investigación y la detención de este sujeto.

El comandante de la Policía Metropolitana, general Eliécer Camacho, confirmó este domingo que no tenía conocimiento de este hecho pero que investigarían la procedencia al ser una clara burla de las medidas sanitarias en medio de la pandemia.

“Vamos a ver cómo podemos ubicar a este hombre que hace una clara violación a la medida sanitaria”, indicó el oficial antes de conocer el lugar donde verdaderamente ocurrió.

Mientras tanto, D1 dice que “La tienda en cuestión ha sido cerrada y se procederá a su desinfección total y al control del 100% del inventario para asegurarnos que ningún otro producto haya sido afectado”.

“En Tiendas D1 estamos comprometidos con esclarecer este tipo de hechos y adaptar todos los protocolos de sanidad para el debido manejo de los productos y no tener que volver a presenciar este tipo de actuaciones”, concluyó la empresa.

El hecho, que ha generado indignación en redes sociales por el riesgo sanitario que implica la irresponsabilidad del sujeto, podría llevarlo a pagar entre 4 y 8 años de cárcel por violar la medida sanitaria o hasta 10 años si se comprueba que es portador del virus.

La grabación, al parecer, fue hecha por la pareja sentimental del sujeto que ya que en dado momentos se escucha que lo llama “amor” cuando graba al hombre vestido de jean blanco y camiseta negra mientras este prueba los jugos sin pagarlos. Además, se observa que no porta el debido tapabocas que es de uso obligatorio.