¡A garrote limpio! Así controlan en la India a quienes no respetan el aislamiento por Coronavirus

En la India, un país que supera los 1.300 (mil trescientos) millones de habitantes, el segundo país con más poblado del mundo, se ha decretado la cuarentena obligatoria de 21 días anunciado por el primer ministro del país, Narendra Modi, como medida para frenar la propagación del Coronavirus.

En esta nación las autoridades están usado la fuerza como castigo para los que han decidido saltarse el confinamiento nacional. En unas regiones la policía propina fuertes golpes con palos a quienes sorprende en la calle. Otros han decidido poner a hacer abdominales o flexiones.

Con cerca de 1.300 millones de habitantes, hacinados muchos en barrios masificados, la India teme enfrentarse a una rápida expansión del Coronavirus, algo que ha empujado al país a confinar a toda la población.

El confinamiento llegó después del incremento de casos positivos de COVID-19 en los últimos días, hasta alcanzar 482 y 9 fallecidos y con objeto de frenar la propagación que avanza pese al cierre previo de centros educativos, la suspensión de eventos deportivos y transportes de pasajeros y el cierre del país al exterior.

Modi ya había advertido que la gente no estaba tomando las medidas lo suficientemente en serio. “Es imposible imaginar el costo que India tendrá que pagar si continúa tal comportamiento irresponsable”, lamentó Modi. “El distanciamiento social es la única opción para combatir el Coronavirus”.

La pandemia del Coronavirus suma en el país 600 contagiados y 10 fallecidos, según anunció el Gobierno indio el cual explicó que “para los expertos en salud, un mínimo de 21 días es crucial para romper el ciclo de infección” de la enfermedad.