7 hombre fueron convocados a una orgía por una mujer pero al llegar resultó ser un transexual

Las autoridades de Cali llegaron hasta el lugar donde encontraron a varios hombres encerrados y violando todas las normas de bioseguridad.

Las autoridades de la ciudad de Cali desmantelaron una numerosa orgía en un hotel del sur de la ciudad en la que se violaban todas las restricciones adoptadas para frenar la pandemia del Coronavirus.

En el sitio del encuentro sexual fueron hallados siete hombres que sostenían una orgía en una habitación del lugar, donde se habían convocado a través de las redes sociales por una supuesta mujer.

El mensaje se hizo viral y en éste se invitaba a un ‘gangbang’, o reunión swinger donde se tenía que pagar 15.000 pesos para estar y se les garantizaba a los asistentes “preservativos y diversión”.

El encuentro fue convocado por redes sociales / Twitter

Según Jimmy Dranguet, subsecretario de Seguridad de Cali, algunos de los hombres les manifestaron que fueron citados por una mujer, pero que al llegar al sitio encontraron a un transexual.

“Ya entrados en gastos procedieron”, dijo el funcionario de la Alcaldía quien recalcó que la orgía se hacía en una pequeña habitación que no tenía los 15 metros cuadrados.

“Gracias a la denuncia ciudadana encontramos este hotel que funcionaba como motel y que alquilaba sus habitaciones por horas”, dijo Dranguet que advirtió que hubo multas por violación a medida sanitaria.

“En este hotel fue suspendida su actividad y se impusieron 10 comparendos a las personas que estaban incumpliendo la cuarentena y las medidas de bioseguridad”, precisó.

El hotel se pronunció

Carolina Gómez, gerente del hotel, explicó que fueron asaltados en su buena fe ya que, supuestamente la persona que pidió el servicio de alojamiento era una persona muy decente.

“El señor que se registró era muy decente, pero cuando subimos era una mujer completa con un vestido rojo. Entraban y salían hombres, nos sentimos engañados […] el cliente nos dijo que no hacía esto por negocio, sino por fetiche, porque le gustaba vestirse de mujer y que los hombres la vieran así”, indicó Gómez.

Además, agregó que se han visto obligados a reabrir el establecimiento pese a las restricciones que operan en la ciudad de Cali: “Nosotros tenemos que seguir trabajando, los gastos no dan espera. Las personas se están suicidando del estrés”.

Esta es la segunda vez que las autoridades de Cali intervienen una fiesta sexual durante la pandemia. El primer procedimiento se llevó acabo el pasado mes de mayo en una vivienda del norte de la ciudad, donde encontraron a 20 hombres, sosteniendo relaciones sexuales, consumiendo drogas e ingiriendo bebidas embriagantes.